13 mar. 2012

Lo prometido... Arena en los zapatos

Ésta es la foto del sábado. Mientras veían al caballo dar vueltas y hacían turnos para subir a lo alto.
Hasta el pequeño Jaime tuvo su turno.
Siempre hay un día - o más- a la semana en el que nos saltamos el baño. El motivo es sencillo, tienen un poco la piel atópica y me dijo el médico que no les bañara con jabón todos los días, que hiciera baños cortos y que siempe utilizara un jabón de glicerina 100%.
Suelo aprovechar el fin de semana para saltar el baño y el sábado iba a ser uno de esos días, pero como lo pasaron genial,  llegaron a casa sucios en la misma proporción a lo bien que lo habían pasado, así que no tuve valor de meterles en sus camitas limpias de esa guisa...
Hay algo que me tiene impresionada:
1. ¿Cómo pueden andar los niños con tanta arena en los zapatos?
2. ¿Por qué cuando vacías un zapato de arena siguen cayendo piedrecitas hasta hacer un montoncito igual de grande que el primero?
3. Si acumulo toda la arena de los zapatos de los niños en mi terraza... ¿Podré hacerles un parque en casa?
Si alguien puede responder a mis preguntas, ¡por favor que resuelva mis dudas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario