21 feb. 2012

Economía de escala y rutinas molestas

Dice la wikipedia que la economía de escala son las ventajas en términos de costes que una empresa obtiene gracias a la expansión. Las familias, sobre todo las numerosas, entendemos mucho de esto.

Cuando tienes el primer hijo, pero sabes que vas a tener más,  todo el desembolso económico que haces se va a ver amortizado con el segundo y el tercero.

Nosotros compramos, como muchos, la cuna, el carro, miles de biberones... Todo amortizable. La ropa la heredan de unos a otros, los juguetes los vamos cambiando de cajón a medida que van siendo para pequeños...

Lo mismo pasa con ciertas rutinas molestas o pautas de educación. Todo el tiempo que inviertes en enseñar al primero sabes que es tiempo ganado con el resto.

Me explico: en su día tuvimos que andar con mucha mano izquierda para que Isabel se pusiera una horquilla, se lavara el pelo sin berrear (no lloraba a un tono normal), se cortara el pelo sin rechistar, se cortara las uñas, se dejara mirar la cabeza, se fuera sola a la cama, se tomara toda la leche... 

Hoy, todas esas rutinas molestas casi no son problema para que sus hermanos  las sigan. Un ejemplo:

Ayer tocaba cortarse las uñas. Isabel lo hizo sin más. Álvaro estaba delante y aunque se hizo el remolón, también se las cortó. Y Jaime... Jaime solito extendió su manita para que le cortara las uñas como a sus hermanos.

Revisión de piojos, seguimos inspeccionando cabezas. A Isabel... no le queda remedio es la conflictiva- pobre-. Álvaro, que es un mimoso, se presta encantado a que le mire minuciosamente la cabeza mientra me pide que le haga mimos. Y Jaime espera paciente la cola para que le mire.

Ir a la cama. Isabel y Álvaro duermen juntos, en cuanto Jaime les ve en la cama, coge su gasa de algodón, se pone el chupete y te espera en su cuarto.

El vaso de leche de la noche. Isabel se lo toma encantada, Álvaro desde pequeño también lo tomaba y Jaime, Jaime a sus 15 meses se sienta en la mesa de la cocina y se toma su vaso de leche con galletas antes de dormir (guarrea con la leche), claro está que luego en el biberón le pongo los cereales.

Recoger la ropa/ tirar pañal a la basura. En cuanto Isabel asumió que después del baño tiene que llevar su ropa al cesto de la ropa sucia y guardar sus zapatos, Álvaro lo asumió también y aunque le cuesta llevar el pañal de la mañana, lo lleva. Jaime ha nacido con eso asumido, en cuanto le cambias el pañal, lo tira a la basura.

¿Compensa o no? A mi desde luego sí.

P.D. En lo único que aún hoy podemos tener un N.M. (necesita mejorar) es en el lavado de cabezas . Todos han llorado hasta hace poco, les cuesta, y eso que les hemos enseñado a lavársela solitos. Mañana les toca. Se harán los remolones, fijo.


2 comentarios:

  1. Eres una mamá estupenda! Gracias por darnos ánimos a las demás.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ana! Soy de las que viven convecidas de que todas las mamás son buenas.

    ResponderEliminar