3 jun. 2015

El cumpleaños de Jonah

Y Jaime fue invitado a su primer cumpleaños en Alemania. Estaba feliz. Más que feliz, rebosaba felicidad.
Orgulloso me decía, " mamá yo me quedo solo, no te quedes conmigo" , no me vi en otra. Creo que es la primera vez que dejo a un polluelo en un cumpleaños y no tengo que quedarme.
Así que cogí las de Villadiego y me fui con el resto a renovar vestuarias, que buena falta les hacía.
Cuando fuimos a buscarle seguía feliz y encima era el centro de atención porque sus hermanos no hacían mas que preguntarle.
Nos contó que lo había pasado genial, que tenía un secreto con Jonah, que además había ido a la piscina.
"Como?"  pregunté mas que extrañada, súper extrañada... Que yo sepa en la invitación no había nada de piscinas...
" Sí, mamá, Jonah me ha dejado un bañador azul con un un tiburón y hemos ido a la piscina grande y ya nado , sin manguitos y me he tirado de bomba"
Miré extrañada, sin creermelo mucho a mi marido, que me hacia gestos de sera verdad?
El caso es que todo el fin de semana estuve pensando, y no quise escribir a Martina, la madre, por si pensaba que estaba loca, pues en el fondo no me creí mucho el plan que me había contado con total seguridad.
El lunes cuando llegamos al colegio y Jaime vio a su amigo Jonah me dijo. " Mamá te voy a decir mi secreto, el cumple de Jonah no fue en la piscina" .
En ese momento me di cuenta de que Jaime no tiene ningún problema con el lenguaje, que habla en alemán con sus amigos y entiendo todo. Que es capaz de inventar una historia y hacer dudar.
Tal vez pronuncie mal algunos fonemas, pero es un listorro!
Aun así, a la vuelta del verano iremos al logopeda, a ver si le ayuda con la pronunciación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario