2 dic. 2012

Muchas cosas...

La verdad ha pasado mucho, mucho desde que escribí la última vez. Novedades muchas y post imaginarios todos!!
Comentaros que Jaime cumplió dos años y sigue igual, pero que creo que ahora llora además de porque sí, porque anda incómodo con una muela y además creo que tiene una infección, así toca llevarlo de nuevo al médico.

Llegaron las cajas para la Navidad de Ciénaga de Oro, el pueblito de Milena, en el que vive sus madre y sus hijos, las cajas estaban llenas de cosas buenas y bonitas. A medida que sacábamos algo de las cajas, gracias a todos, en especial a mis padres, Milena le iba poniendo nombre, qué ilusión, igual que cuando llegan los reyes magos. Claro que los niños también andaban ilusionados con toda esa cantidad de juguetes y ropa. Vieron unos plastidecores Carioca de 24 colores y... Rogaron tanto por quedárselos que Milena se los dio. Así qué yo, como contraprestación, me fui derecha a la mañana siguiente a comprar más juguetes para los niños, de niñas venían las cajas llenas.

Efectivamente Jaime tiene faringitis virica, amigas, que bien hice en traerme el Dalsy!!

Tenía tantas ganas de escribiros que se me han olvidado la mitad de las cosas. Así qué voy a echar la vista a atrás y recordar...
Estuvo con nosotras la tía Cris, que día y medio tan rico. Fuimos de paseo a Cartagena con Ana María y lo pasamos verdaderamente genial! También disfrutamos en la piscina y con los niños y lo mejor, en esos días- hace dos semanas- Jaime vivía feliz! Así que la tía Cris tuvo suerte.

Después de la llegada y partida de la tía han pasado cosas, la ciudad se ha decorado entera de Navidad. Belenes, lucecitas, papá noel, muñecos de nieve... Adornan las casas y calles de Barranquilla. Aquí se hace todo a lo grande, así que imaginaros la típica estampa navideña neoyorquina, pero en el Caribe. Difícil de imaginar, pero tenéis que venir a verlo! Se hace raro que entre tanto sol y calor la Navidad esté llamando a las puertas y yo me encuentre aprendiendo a hacer arroz de coco y confeccionando unas alas de ángel para la función de Navidad de los niños.

Función de Navidad
Que levanté la mano la que tenga que pagar para ir a ver a sus hijos a la función del colegio. Creo que yo soy la única pringada...
Isabel no quiere hacer la función porque no es nada. Me explico, no se que habrá preparado el colegio el caso es que ella está en Danza y las niñas de esta clase van con su uniforme y un tu tú especial y un tocado. El resto van de ángel, pastor, rey... Álvaro va de ángel con flauta. Así qué la pobre me dijo, "mamá, y yo que soy? " a lo que le respondí: "mi vida, eres una niña muy bonita que tienes unos padres que te adoran...", "no, mamá, que que soy en la función de Navidad¡" , " ah!, pues una bailarina !" "Pero en el portal había bailarinas?", "no, pero esto es una función especial". Vamos que la pobre no entiende nada, y si encima le digo que tengo que pagar , menos.
Álvaro sin embargo esta feliz con su disfraz, la túnica al final me la presta una vecina, las alas se las estoy haciendo yo, aunque no encuentro espumillón por ningún sitio de esta ciudad, y la flauta ya me la han hecho, dorada, en icopor, poliespan. Y esta preciosa.

Viaje a casa...
Ya casi tenemos las cosas listas para la vuelta. Llegamos con parte de la Navidad hecha y como este año somos como el Almendro, nos va a hacer más ilusión todavía.
Mi pesadilla es hacer el viaje con los niños sola, con una huelga de Iberia, que me afectará pues llegamos a la T4, aunque volamos con Avianca. Y con tres niños. Claro que Isabel se porta bien, pero Álvaro... Y Jaime. Jaime es el que me da más miedo... Espero que me den un buen vuelo, bueno y que no lleguen muy cansados, porque llegamos a medio día... Mis cálculos son que si duermen 9 horas desde que salgamos en Bogotá, se despiertan casi cuando estamos llegando. Ya os contaré.
Voy con miles de listas. De cosas que dejar aquí, más que nada un encargado de los recibos. Y con listas para cuando este allí, de cosas que he echado de menos y otras que necesito y nunca me traje.

El cumple de Jaime
Su regalo, no podía ser otro, una moto roja. Esta feliz! A pesar de la faringitis. También coches y motos pequeñas, le encantan. Cenamos para celebrarlo en una pizzería que tiene una casita de chocolate, ideal.
Señores empresarios de restaurantes de España, vengan a ver como es un negocio pensado para las familias, aquí hay miles!

Preparando el cumple de papá
Como una imagen vale más que mil palabras, ahí os dejo una.
Seguiré escribiendo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario