29 mar. 2015

Hablar en misa


"Hoy es el día mas importante del año. Hoy celebramos que Jesús ha resucitado y vive con nosotros, hoy cobra sentido nuestra Fe y como hoy, cada vez que vamos a Misa, porque en el momento de la consagración se juntan el cielo y la tierra, y nuestro ángel de la guarda sube al cielo y le lleva a Dios Padre todo nuestros deseos, afectos y nuestros problemas".

Esto es lo que le contaba a Isabel en la misa hoy cuando un alemán, con cara de pocos amigos, se ha dado la vuelta y me ha dicho que me callara, sin por favor y sin nada.
Ganas me han entrado de decirle mil cosas, claro que aún no puedo, así que me he callado y eso ha sido malo, porque me ha enfadado tanto que el resto de la misa no me he enterado de mucho, claro que he perdido perdón por esos malos pensamientos que me han invadido.

Me hubiera gustado decirle que es de la pocas veces que mi hija viene a misa conmigo, que cuando viene, tengo que darle una catequesis doméstica porque no sé que tipo de clase de religión esta recibiendo en el colegio, que soy de las que creo que explicar la misa a los niños les ayuda a entender ese "rollo", que soy de las que enseño a mis hijos a rezar, en casa, en el colegio, y en misa,  y que hoy comienza el año de su preparación para la comunión, hoy comienza lo que será su relación de amistad sincera con Dios, o eso me han dicho en el colegio. Y en casa, vamos a la par, así que sí soy de nas que hablo en misa.

Isabel, que es un amor de niña, me miraba asustada pero ha comprendido y como yo, se ha callado y ha continuado la misa, tal vez pensando en lo antipático que ha sido el señor, o tal vez contando los minutos para que acabara e ir corriendo a casa a contar todos los huevos de chocolate que ha encontrado en el jardín y comerse el primero.
Porque aquí, el conejo de pascua, ha dejado miles de huevos de todos los colores y los niños los han encontrado todos.

Menudas caras de sorpresa y alegría, las manos no les daban para recoger todos los chocolates, hasta Caster -el perro- ha disfrutado persiguiéndolos y les ha robado algún huevito de chocolate.

Han pasado la mañana felices, porque hoy, día de la Resurrección, de la Pascua, parece que todo , aquí en Alemania, nace a la vida, el sol brilla y hemos pasado la mañana en el jardín con aperitivo y todo, comienzan a florecer las matas, los pajaritos cantan y las nubes pasan de largo sin quedarse mucho entre nosotros.
Lo cierto es que seguro que vuelven, y cargadas de lluvia, pero hoy nos dan tregua y nos dejan disfrutar del Domingo mas importante y emocionante del año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario