14 ene. 2013

Ya de vuelta

Ya estamos de vuelta en casa. Hicimos un gran viaje y de nuevo me dieron la enhorabuena por lo buenos que habían sido mis hijos durante el vuelo. Claro que ... nos revisaron una maleta y ésta llegó un día mas tarde. El motivo, llevábamos un arma de fuego. Si, la maleta de los juguetes que habían traído los reyes contenía un revolver de vaquero. Nada grave, un par de fotos, llegar con retraso al último avión y por fin en casa.

La excitación era enorme, los Reyes Magos habían pasado por Barranquilla y habían dejado una nota en la puerta de la habitación de los niños, con instrucciones muy claras: ¨Esta puerta sólo puede ser abierta por Isabel, Álvaro y Jaime¨. Encima de sus camas había regalitos y detrás de las cortinas... Tres bicicletas preciosas! Eran las dos de la madrugada, los nervios y la excitación les quitaron de un plumazo las ganas de dormir y el cansancio, y yo, muerta, no vi el momento de irme a la cama. Finalmente, el bueno de su padre, se quedó con ellos, los calmó y durmió.

Ya en sábado, despúes de deshacer maletas y de un par de recados, nos quedamos relajados en casa, charlando, jugando... Qué bien se está ahora en Barranquilla, oiga!, el tiempo es delicioso, cero calor, mucho sol, y hasta una cobija se agradece por la noche.
Así si debió ser el paraíso!

Ya hemos visto a algunos de los amigos e incluso hemos hecho planes con ellos. Ya comienzan los primeros bailes y desfiles del Carnaval y ya hemos ido a verlo.
Mi propósito de año nuevo es... escribiros cada día, sacar adelante mi nuevo proyecto editorial y vivir esta ciudad de la que aún me queda mucho por descubrir.

Ahí os dejo nuestra foto, es de la boda que tuvimos en diciembre, pero me parece tan bonita que me pareció bien para comenzar el primer post desde Barranquilla en este nuevo 2013.
Por cierto, feliz año a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario