11 ene. 2012

Dietas


Ya lo tengo. Ya sé por qué las madres lo tenemos más difícil a la hora de hacer dieta.
Hubo un tiempo, antes de que naciera Jaime, en el que estuve delgada. Lo conseguí gracias a la fuerza de voluntad, a  los profesionales de la Clínica Mira + Cueto, ( lo tenéis todo en TELVA.com) y a que mis hijos eran muy muy pequeños y no comían deliciosos Donuts, Donetes, muffins... o cualquier derivado de la harina refinada con mantequilla y grasas.

Ellos van creciendo y aunque en casa no es habitual desayunar un donuts, si es cierto que de vez en cuando se los compro, sobre todo después de una visita al médico de esas complicaditas en las que cien enfermeras agarran sus bracitos para sacarles un poquito de sangre y que a una siempre le parece que le están sacando mogollón.

Hoy ha sido uno de esos días.  Alvarillo tenía que hacerse unos análisis, obvio en ayunas, y cuando hemos terminado le he prometido que le llevaba a desayunar a un "sitio de mayores" y además tomaría un Donuts.

Estábamos en Vips. Desayunando. Con el Donuts. Y yo lo quería. Me lo hubiera comido súper a gusto. Acompañándole. Pero no. Me he contenido. Se ha tomado su leche y ¡se ha dejado un cuarto del delicioso Donuts con fondant de chocolate!
A punto he estado, inconscientemente, de zampármelo de un bocado y chuparme los dedos como una niña.
¡Menos mal que tengo conciencia y ese puntito macabro que te dice "estás a dieta, tienes que perder ese cinturoncillo natural que te sale por encima de la cinturilla de la falda, no la cagues con ese delicioso cuarto de Donuts!"

Hoy he podido vencer al inconsciente. Pero hay veces que no. Sobre todo a la hora de la cena cuando se dejan un nugget de pollo, una par de cucharadas de puré, unos trocitos de tortillita... y por no tirarlo... acaban en mi estómago como si yo fuese una aspiradora.
Lo peor es que no me doy por cenada. Lo peor es que luego ceno tan ricamente con mi marido y no dejo ni una miga en el plato. Ahí está la clave. 
¿Lo veis? Las madres lo tenemos más difícil. Así que doble mérito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario