15 dic. 2016

Tarde de amigas

Hoy ha sido de esas pocas tardes en las que mis tres adorables hijos han estado ocupados, divertidos, no se han peleado y han disfrutado al máximo, y lo mejor, yo no estaba con ellos!!!
A los dos chicos los invitó Simone, una madre simpatiquísima que me habla a pesar de mis incorrecciones gramaticales y que tienes dos hijos graciosísimos que juegan al fútbol y son mas o menos de la edad. Gracias Simone, porque no sé cuando voy a devolverte el favor y lo he disfrutado muchísimo.
A Isabel la invitó Nelly, una de sus amigas del alma.
Así que yo me quedé feliz. Descansada. Entusiasmada. Y a pesar de que el día era gris y yo he tenido un frío horrible, me he maravillado de la belleza de lo que me rodea, del campo, del verde intenso, de la niebla en la puesta de sol... De ir sola en el coche camino de casa de Julia , donde sabía que encontraría a Maria, mis dos amigas del alma,  aquí en tierra de bárbaros.
Allí hemos hablado de mucho y de nada, he disfrutado de sus hijos ( disfruto mucho de los ajenos porque me recuerdan a mis hijos, para comérselos) he tomado café, fumado algún cigarro y me he permitido dos galletas deliciosas de mermelada.
Ha sido una tarde de auténtica gozada.
Después he recogido a los niños y a Isabel y sorprendentemente no he tenido que dar gritos al llegar a casa. Y todo ha salido genial. Y ahora, fumo mientras espero que el padre de mis hijos llegue de jugar al tenis, y espero que su día haya sido igual de gozoso que el mío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario