6 dic. 2016

Las tablets

Se acerca la Navidad , cada vez mas deprisa, estamos ya de camino al tercer domingo de Adviendo. En casa ya solo queda poner el árbol y el belén. Los villancicos suena por la mañana, mientras ordeno, limpio, recojo... Me encanta escucharlos en paz. Me sirve para estar mas pendiente de esos detalles que me gustan, para recogerme en mi corazón y ser consciente te del tiempo que viene: Navidad.
Este año viajaremos en coche. El motivo no es otro que los billetes  de avión se han salido de madre y el coche no deja de ser una aventura para todos.
Se que va a ser un viaje largo y que habrá momentos de tensión, porque siempre los hay.  Para minimizarlos hemos comprados unas tabletas que permiten ver películas, juegos offline, musica, audiolibros... De todo!
Ahora, estos días previos hay que ir probando los dispositivos y así minimizar las sorpresas que no gustan.
Claro, cada día quieren jugar en casa, si por ellos fuera estarían toda la tarde. Pero a mi me da cosa que estén todo el rato con el aparatito.
En principio pueden una hora. Después de comer, hacer deberes, ayudarme en lo que necesito y leer un rato. Luego ya tienen vía libre y si se acaba la batería, ciao. A cargar ,y nada de jugar mientras se carga.  Es difícil limitarles el aparato porque yo entiendo que eso es un mundo sin fin.
Tienen sus limitaciones y la mas importante no se pueden descargar nada en lo que se pueda jugar en linea. Esta puesto el control parental permanentemente y cuando se dice "ya basta!" hay que hacerlo a la primera o se quedan sin tableta. Bien ,no?  Bueno a ver como sale este experimento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario