3 may. 2016

La comunión

Y llegó el primer gran día de Isabel como protagonista absoluta. Su primera comunión.
No se si os conté que fui a Madrid a por la ropa de los niños y a por el vestido de Isabel. Allá por marzo.
Desde entonces, poco a poco, fuimos organizando la fiesta. La decoración, los recordatorios, el menú, las habitaciones para recibir a los invitados... Desde Madrid venían casi todos; los abuelos, las tías y el tío David y las primas. Todos con emoción, sobre todo Mariola, que no sabía si llorar o reír la semana anterior.
Llegaban casi a la vez, pero a distintos aeropuertos así que encargamos un transfer para hacer los traslados. Un estrés menos para mi.
El día de la Comunión la lluvia nos dio una tregua y el tiempo fue inmejorable, pudimos disfrutar del jardín y comer ahí fuera.
Isabel disfrutó muchísimo y sus amigas y primas también. Yo me lo pasé como una enana, aunque reconozco que me costó recuperar el tono físico después de tanto ajetreo.
Fue un día precioso, de esos que guardas en el corazón con mas cariño. Espero que ella, mi niña, lo recuerde con el mismo cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario