18 oct. 2015

Dianeyland Paris II

Un sueño más cumplido

Hace seis años nos invitaron a Disneyland París en la calidad de prensa. Fuimos solos, y volvimos entusiasmados. 
Desde entonces mi marido  y yo siempre hemos querido volver, con los niños en edad de disfrutar. Este es un plan que si se hace antes de tiempo... Puede matarte. Si se hace en el momento justo, se recuerda para siempre.
Lo hemos intentado varias veces, y al final nunca hemos podido, por h o por b siempre ha pasado algo.
Al final, una escapada fugaz, una paliza de viaje, miles de ilusiones puestas y alcanzar la meta.
Sus caras, las carreras, las esperas en las colas estoicas, no oír ni un quejido, saber que estos hermanos se quieren, ver como disfrutan...
El esfuerzo de estos padres merece la pena!
Aquí os dejo el recuerdo en fotos. Y algunas de las mejores frases:
"Mamá, no te lo creas, el dragón es de verdad".( Jaime)
" Nadie me va a creer que he visto a Elsa (Frozen)" (Isabel)
" Es el día mas feliz de mi vida" ( Alvaro)
" Mamá podrías trabajar aquí y así nosotros viviríamos en Disneyland" (Alvaro)
" Si viene un pirata le corto la cabeza" ( Jaime)
" Podríamos vivir en una casa en un árbol" ( Alvaro en la casa de los Robinsones)
"Hoy es el mejor día, hamburguesa, hotel y Disneyland"( Jaime)
"Todo es de verdad? No lo creo.
Claro, que si!" ( discusión entre Isabel y Jaime paseando después de la gruta del dragón)
"Me ha encantado todo!"( los tres)

13 oct. 2015

Septiembre

Ya ha pasado un mes desde que escribí por última vez. Cada vez se me hace mas cuesta arriba sacar palabras que armen los recuerdos. No siempre es fácil, no siempre hay ganas y no siempre hay algo que contar.
Niños mios, casi son 5 años escribiendo vuestra infancia en este blogdiario, crecéis muy rápido.
Poco a poco vais adquiriendo responsabilidades y me gusta pensar que entre todos, vuestro Padre y yo, y el ejemplo que os dais unos a otros, y el resto de la familia, lo estamos haciendo bien.  Claro, que una gran parte yo particularmente la dejo en manos de Dios. Si, por encima de todo sois hijos suyos, y el sabrá llevaros por el camino correcto.
Septiembre aquí en Alemania es alegre, los días siguen siendo largos, hace buen tiempo y han sido muchos los días en los que hemos visto el sol, radiante, solo, sin nubes cerca.
El curso sigue y aunque ya estáis en las vacaciones de otoño, vais muy bien. Bravo!!!
Ya es octubre y hemos tenido la visita de los abuelos. Esta visita es muy especial para mi. Me gusta que estemos todos juntos y mas me gusta ver a los abuelos jugar al futbolín con vosotros, o a las damas. Es de esas cosas que quedaran guardadas en mi corazón, como cuando yo jugaba con mi abuelo a que me apachurraba el dedo, o miraba embobada como se desmaquillaba mi abuela o simplemente me sentaba al lado de mi otra abuela y esperaba a que me pidiera el aparato para respirar. Esas cosas, jugar con los abuelos, estar con ellos, disfrutarlos, son la sal de la vida, lo que nos hace ser dichosos.
Una vez más , en octubre, celebramos el cumpleaños de Isabel.
Fuimos a buscar tesoros por el bosque, merendasteis un Butterbrot- como dicen por aqui- en castellano es un croissant de jamón y queso, visteis un clásico en el cine de casa y soplamos las velas de una tarta de chocolate que os gustó a todos( no quedaron ni migas)
Queridos mios, disculpad mi falta de ganas, pero crecéis  y cada vez son menos las anécdotas que recuerdo. (Espero que esto no sea un principio de Alzheimer)