20 abr. 2015

Domingos de primavera

Venimos de jugar al tenis, ya han abierto las pistas de verano y Alvaro fue lo primero que hizo cuando llegamos hace un año, apuntarse al club.
Los niños van felices a jugar con su padre, la verdad es que los tres le dan bastante bien a la pelota y le están cogiendo el gustito a jugar.
Es todo un planazo para el domingo.
Juegan, comemos, yo aprovecho para estudiar alemán y después a casa.
Hoy, como hace muy bueno y uno se siente en la obligación de aprovechar la tarde, nunca se sabe cuando va a empeorar el tiempo, hemos ido a pasear con Caster y a tomar un helado ( yo no que estoy a dieta).  Veníamos paseando y Alvaro que quiere aprender alemán le hablaba a Jaime:
-Alles gut?, le ha preguntado
A lo que Jaime le ha dicho:
-Papá, que no estamos en el colegio!!!
Y esto es lo que a mi me pasa cada día. Intento hablar alemán con ellos y, salvo Alvarillo, se niegan en rotundo.
Ahora, antes de comenzar la hora santa, ( baños, cenas y dormidas) están viendo la fórmula 1, los chicos. Isabel... Ella va por libre y esta viendo la tele, aunque debería leer que el miércoles tiene examen de un libro.
Dichoso libro!!
Die Ziegmaus.
Pensábamos que lo tenia que terminar para el viernes y estuvo leyendo hasta tarde, me dio tanta pena que así, por encima, divisando lo que yo era capaz de entender le hice un resumen.
Ahora se cree que ya no tiene que leerlo, caca.
Pero vamos, que lo leerá, porque si algo tiene es que es muy responsable con sus cosas del cole.

18 abr. 2015

Si es que... Soy una bocazas

Yo quería estar aquí( véase foto de mi jardín) y sin embargo he vuelto al lugar de mis pesadillas: hüpfburgenland. Entiéndase como hinchables.
Con todo el niñerío, con todo el griterío insoportable de los vástagos desatados por la emoción de saltar y comportarse como locos.
Al menos estoy con Alvaro padre, y cada cuando viene alguno de los niños. Alvarillo el que más porque tiene hambre, sed, porque un niño le amenaza( acaba de llegar diciendo que un niño le ha dicho que o se va o le da un codazo- los macarras lo son desde pequeños y los hay en todos lados)
Isabel y Jaime van juntos. Jaime quería ir con su hermano, pero Alvaro no quiso. Así que Isabel va de una atracción a otra seguida de Jaime, cual pato con su madre. En estos días Jaime esta pasando por algún momento clave de su crecimiento porque para todo necesita compañía, sigue a su hermano como si fuera un gruppy y requiere al adulto de turno para casi todo. A Isabel parece no importarle y yo, la verdad lo prefiero. Si están los dos juntos, jugando en casa, por ejemplo, no les oigo en toda la tarde. En cambio Alvaro y Jaime... Ahí sí, a la media hora acabo desquiciada y ellos peleados y algo roto.
Bueno, que me desvío, aquí estoy, en lugar de estar en mi jardín, asoleándome, empalmando el café con el gin tonic del sábado. Y vagueando después de una mañana productiva, redecorando la casa.

Esto me pasa por bocazas.

17 abr. 2015

Mi cumple

Aún quedan cuatro días para celebrar mi cumpleaños. Ya llevo 38 años "viviendo la vida" como dice Alvarillo.
Y ya están haciendo pequeñas cosas, regalitos para mi.
La primera es Isabel, que me ha hecho un dibujo precioso con un caballo, los adora.
En parte creo que ha adelantado este dibujo porque hoy me he enfadado con ella.
Es algo cabezota y ha tenido varias contestaciones fuera de lugar y además me ha reconocido que se avergüenza de mi cuando hablo alemán, porque mi pronunciación es terrible, lo sé. Pero ella no debe decirlo, creo que hay que enseñar a los niños el respeto y la humildad.
En parte ha reaccionado porque ahora la tengo a mi lado, amorosa y comestible, con este dibujo que os dejo.

Para cortarse las venas

Por fin ha llegado la primavera a esta rincón paradisíaco alemán. Por fin luce el sol, aunque baila con las nubes.
Por fin las calles se han llenado de niños fantasma y junto al trinar de los pájaros se escucha el griterío infantil.
Y claro, la empresa de hinchables ha puesto todo un parque lleno de sus atracciones para hacer su agosto en pleno abril.
Es imposible no verlo. Pases por donde pases lo ves, así que es imposible ocultarles a los niños semejante atracción mata madres.
Me toco ir ayer.
Casi me corto las venas.
Alvarillo se había empeñado en ir porque su pandilla del Kindergarten( guardería) iba. Me lo preguntó varias veces y varias veces dije que no.
Entonces, utilizando una vieja estrategia, le preguntó- con cara de pena- a su padre, que dijo " voy a intentar convencer a mamá para que te lleve y si no, vamos el sábado".
Yo escuchaba de lejos y pensé.
Dos horas de muerte, a lo sumo tres o todo un día.
No un día cualquiera, un sábado, día para dormir, vaguear,  colocar el mueble nuevo del salón, redecorar la habitación de Isabel... Uf! Accedí al jueves.
Lo peor no es ir y estar. Lo peor fue estar allí con dos madres alemanas con las que no tenía nada que hablar, es más ni hablaban entre ellas. Dos aburridas horas.
A la mitad de la primera hora me llamó mi amiga Ninna. Le conté el plan, pero pareció no entender el asunto porque estaba empeñada en venir, hasta que le dije alto y claro: " estoy en los hinchables, frente al tenis" En ese momento empezó a reír a carcajadas y me dijo, "ahora ya se dónde estas y paso, yo ya deje atrás esos planes" . 
Obvio que lo entendí perfectamente, seguimos hablando de nuestras cosas unos diez minutos más y colgó. Volví a mi silencio, junto a dos madres que no se hablaron en todo el rato.
Eso sí los niños lo pasaron genial, acabaron muertos y se durmieron súper bien, sobre todo Jaime, que últimamente está con pesadillas y le da miedo irse a la cama. Pobre...

7 abr. 2015

Desdramatizar

Últimamente leo mucho sobre maternidad, educación de los hijos, formación... Con últimamente me refiero a los últimos 8años de mi vida, desde que fui madre y fui a parar al canal web de niños de Telva.com

Desde entonces he visto como han salido cientos de movimientos de madres que apuestan por un tipo de maternidad las ecológicas, las perfeccionistas, las doctoras, las imperfectas...
Se agrupan en internet y se dan consejos, eso está bien. "Mal de muchos..."
Yo soy de la que pide consejo a mis padres, a mi suegra y a mi marido, mi mejor y más grande apoyo.
Si vas más allá y me afecta sobremanera( por ejemplo quiero matar a uno de mis hijos, y con matar me refiero a que ha superado -su comportamiento- los límites de mi paciencia, la de mi marido y la de sus hermanos) entonces pido consejo a mi director espiritual. Después lo hablo con mi santo y ponemos en práctica lo que nuestros consejeros nos han dicho, unas veces funciona, otras no. 
A veces me puede el genio, otras el amor y la ternura y siempre seguimos adelante, porque en mis manos está que la familia sea feliz, los niños estén bien y mi marido encuentre un hogar en lugar de un campo de batalla cuando llegue a casa.

Creo que esto no es raro, ni extraño. Lo extraño es que ahora parece que las madres nos exigimos mucho: la mayoría tiene que trabajar fuera de casa, y eso, en muchas, crea un sentimiento de culpa que es difícil de sobrellevar. Otras, no tienen ese sentimiento, pero acaban agotadas de la vida estresante que llevan.

Otras no trabajan y les gustaría y se sienten en parte frustradas porque "estar en casa" al cuidado de todo, es guay si tienes servicio doméstico, si no, es un trabajo que no sólo no tiene fin sino que además, nadie lo reconoce, ni tu marido- que en muchos casos no entiende que estés cansada de estar en casa.
Si no, que alguien me explique porqué la carta de un marido sobre el sueldo de su mujer se ha vuelto viral...

Mucho menos a la mujer, madre, la valora  la sociedad, porque qué gobierno de mundo mundial ha reconocido a alguna mujer por traer al mundo a un  ciudadano hecho, derecho, y bien formado? Ninguno.

La única mujer a la que se le reconoce ese mérito- y se lo reconocemos los que la amamos- ha sido a la Virgen Maria y ella era Santa desde que nació, así que llevaba ventaja.

Es en ella en la que hemos de fijarnos, no era una ejecutiva, ni era una rica heredera, ni siquiera era la panadera. Era un ama de casa, la mujer de un carpintero, que seguro barría incansable las virutas que cada día su marido dejaba por todos lados. Era incansable, y estaba llena de ternura y silenciosamente sabia hacer y hacía.

Hoy es muy difícil seguir su ejemplo. Porque en cierta medida las mujeres buscamos el reconocimiento dentro y fuera de casa, queremos que nos digan que lo estamos haciendo bien, que nos den una palmadita en el hombro, tener un bonus de buenas madres... Y nuestro reconocimiento llegará más tarde que temprano. 
Pero así, a corto plazo, nadie valora .
Y así, a corto plazo, la que tiene que valorarse es una misma, y decirse que todo lo que hace- bien, mal o regular- esta hecho de la mejor manera posible y con la mejor de las intenciones.
Y así, a corto plazo, una tiene que desdramatizar su situación y ver en cada momento que la vida trascurre como Dios quiere, no como queremos nosotros, porque como dice mi padre "la vida no es el Hola!".