29 mar. 2015

Hablar en misa


"Hoy es el día mas importante del año. Hoy celebramos que Jesús ha resucitado y vive con nosotros, hoy cobra sentido nuestra Fe y como hoy, cada vez que vamos a Misa, porque en el momento de la consagración se juntan el cielo y la tierra, y nuestro ángel de la guarda sube al cielo y le lleva a Dios Padre todo nuestros deseos, afectos y nuestros problemas".

Esto es lo que le contaba a Isabel en la misa hoy cuando un alemán, con cara de pocos amigos, se ha dado la vuelta y me ha dicho que me callara, sin por favor y sin nada.
Ganas me han entrado de decirle mil cosas, claro que aún no puedo, así que me he callado y eso ha sido malo, porque me ha enfadado tanto que el resto de la misa no me he enterado de mucho, claro que he perdido perdón por esos malos pensamientos que me han invadido.

Me hubiera gustado decirle que es de la pocas veces que mi hija viene a misa conmigo, que cuando viene, tengo que darle una catequesis doméstica porque no sé que tipo de clase de religión esta recibiendo en el colegio, que soy de las que creo que explicar la misa a los niños les ayuda a entender ese "rollo", que soy de las que enseño a mis hijos a rezar, en casa, en el colegio, y en misa,  y que hoy comienza el año de su preparación para la comunión, hoy comienza lo que será su relación de amistad sincera con Dios, o eso me han dicho en el colegio. Y en casa, vamos a la par, así que sí soy de nas que hablo en misa.

Isabel, que es un amor de niña, me miraba asustada pero ha comprendido y como yo, se ha callado y ha continuado la misa, tal vez pensando en lo antipático que ha sido el señor, o tal vez contando los minutos para que acabara e ir corriendo a casa a contar todos los huevos de chocolate que ha encontrado en el jardín y comerse el primero.
Porque aquí, el conejo de pascua, ha dejado miles de huevos de todos los colores y los niños los han encontrado todos.

Menudas caras de sorpresa y alegría, las manos no les daban para recoger todos los chocolates, hasta Caster -el perro- ha disfrutado persiguiéndolos y les ha robado algún huevito de chocolate.

Han pasado la mañana felices, porque hoy, día de la Resurrección, de la Pascua, parece que todo , aquí en Alemania, nace a la vida, el sol brilla y hemos pasado la mañana en el jardín con aperitivo y todo, comienzan a florecer las matas, los pajaritos cantan y las nubes pasan de largo sin quedarse mucho entre nosotros.
Lo cierto es que seguro que vuelven, y cargadas de lluvia, pero hoy nos dan tregua y nos dejan disfrutar del Domingo mas importante y emocionante del año.

9 mar. 2015

Cómo se dice...

"Mamá, me dice Jaime emocionado, ya se como se dice Kétchup en alemán",  Cómo, mi vida?, le respondo haciéndome la súper sorprendida.
"Mamá se dice Kétchup. Pero Mamá, a mi me gusta más el kétchup español, sabes? El alemán tiene una cosita que no me gusta tanto, aunque esta bueno."
Claro, claro es que los alemanes son un poco raros, le digo...
A parte del kétchup, que se dice igual os tengo que decir que ayer estuvimos en un cumpleaños alemán, bueno medio alemán medio argentino, pero todos los niños que allí estaban eran alemanes. Me sorprendió que Jaime se desenvolviese tan bien en este idioma enrevesado. Ahí estuvo jugando todo el día con otros niños y hasta con sus hermanos hablaba en alemán.
A ver, habla lo imprescindible, pero como en español, Jaime es el clásico tío parco en palabras. Nada que ver con Alvaro, que si bien hace amigos en dos minutos, será con mucha probabilidad el típico tío cansino que no deja hablar y como siga así le dejaran todas sus novias a los dos días. Isabel se desenvuelve a la perfección y como es muy perfecta para sus estudios- no tanto para sus cosas- habla sin acento y en un perfecto alemán que a mi me hace parecer idiota cuando intento decir algo. No porque me corrija- que no lo hace, es prudente- si no porque es capaz de pronunciar por ejemplo " entschuldigung" con todas esas consonantes seguidas sin que se le trabe la lengua y sin escupir.
En fin, que avanzan viento en popa y yo con ellos. En mayo me examino del primer nivel, aun hay tiempo, lo se, pero me agobia porque pienso que voy a olvidar todo lo que sé el día del examen!!! Ya os avisaré cuando me toque!!!

En un corre, corre

Tengo 15 minutos antes de actualizar el blog, se que lo tengo abandonado, pero la vida aquí en Alemania es bastante movidita. Lo sé, yo me veía haciendo tartas y mermeladas y en vez eso, estoy todo el día pensando cómo decir las cosas en alemán y recogiendo y llevando niños de un lado a otro.
Queridos niños, pues en el fondo esto es para vosotros, desde que Jaime se confesara algo celoso de Caster haciéndose cacotas en el baño, os habéis disfrazado en carnaval, hemos ido a esquiar y todos, sin excepción lo hemos pasado genial!!  Le habéis cogido el gusto en seguida y yo... Me veo en la necesidad de mejorar mi estilo, presiento que dento de poco lo haréis mejor que yo y se os va a caer un mito. Ay, madre!
Bueno, habéis mejorado muchísimo con el idioma y estáis todos felices. Eso si, como todos los niños tenéis vuestros mas y vuestros menos con algún que otro compañero de clase. Nada grave. Y sobre todo, nada que no podáis vosotros solucionar solitos.
Así pues, el otro día Jaime le dio una patada en los huevos a un compañero para que dejara de molestar a otro, bien por defender, mal por pegar, ya se sabe. Aprendida la lección.
Isabel, ya sabe hacer chistes para la pesadita de Sara, ya se sabe, papa es muy ingenioso y sin faltar ya te ha dado algún truco.
Alvaro, tu de momento no tienes problemas. Eso si, ayer mismo rompiste  una ventana y te enfresataste tu solo a decir la verdad y a pedir perdón. Menos mal que la ventana rota era parte de un edificio en obras y estaba aun sin reparar. Aun así, espero que no haya próxima vez, y si pasa, por si las moscas, ya tenemos el seguro que lo cubre.
Por que aquí, hace falta un seguro para cada cosa.
Bueno y con esto, termino, que voy en un corre corre, haciendo baños, casa y colada para ir a buscaros a la salida del colegio.
Besos.