11 sept. 2014

Estos pequeños héroes

Dicen los expertos que establecer rutinas en la vida de los niños les crea seguridad. A mi como madre, las rutinas me estresan. Si. El simple hecho de levantarse, vestirse, desayunar, llevar al colé, dar besos de despedida, dejar a alguno llorando... Es algo a lo que no término de acostumbrarme. Eso sí, cada día es igual. No importa si un día los levanto antes o nos quedamos dormidos, el caso es que siempre llegamos casi tarde al colegio.
Lo mismo ocurre para dormir. Si no esta Alvaro papá, la cosa me estresa menos porque manejo el horario de casa a mi antojo. Aprovecho que aún no saben en que día viven y muevo las horas como mejor me viene. 
Hace dos días invite a una amiga China a hacer pizza y ver una película en casa. Mientras ella jugaba con los niños yo preparaba la masa, pero como todo lo hago a ojo... Me pasé tres horas haciéndola !! Y desperdicié nosecuanta harina. Para cuando la masa levó y la pizza estaba hecha era tardísimo- bueno eran las nueve, pero al día siguiente había que madrugar y la rutina mañanera... Ya se sabe. Eso sí, a todos nos encantó-. De un brinco y con un " es tardísimo" los puse a todos en fila para despedirse de Jasmina, la China, y subir a la cama. Cayeron rendidos. 
Hoy en cambio, he cambiado la rutina normal de la tarde. 
Dos motivos, 1/ ahora todos malcomen en el colegio o Kinder y me da pena que cenen ligero.  2/Jaime se cae dormido a las 18 y si le dejo dormir aunque sean 10 minutos, a la hora de ir a la cama me monta un pollo que acaba con mi estado general de buen humor, paciencia, amor de madre,... Vamos que acaba conmigo. 
Por eso he decidido  adelantar la cena a las 17.30, más o menos.  Oye, qué maravilla!  Han cenado genial. Después han recogido la cocina conmigo, ( les encanta ayudar y sentirse mayores) y han jugado y gritado todo lo que han querido hasta las 19, momento en el que ha llegado la hora de tomar la leche, lavar dientes, manos, cara, poner el pijama y acostarse. Sí, hoy no tocaban baños. Y sí, han caído rendidos  en un pis pas. Y yo llevo sola, en mi cama, tranquila y sin ruidos casi hora y poco, y me siento mas feliz que una perdiz. 

Cambiando de tema. Siento que mis hijos son unos héroes, pues después de todos los cambios a los que se han tenido que adaptar en los últimos años, y sobre todo el último, todas las profesoras alemanas nos dicen que avanzan muy rápido con el idioma y que son muy listos. Así que creo que son unos pequeños héroes. 
Isabel es la que avanza más rápido, pero también la que mas refuerzo tiene. Aunque es una listorra y tiene buen oído. Sus profesoras la quieren mucho y están felices con los avances que hace y a mi me conmueve oírla hablar porque además percibo que lo hace bien. ( vamos suena  bien cuando lo dice) A Alvarillo le cuesta un poco más adaptarse, y creo que se siente algo inseguro, ( pero se que no es por las rutinas) pero también nos ha dicho su profesora que cada día dice más palabras en alemán y ahora es el encargado en casa, de bendecir la mesa en nuestro nuevo idioma. ( ya lo hacíamos en español que se ocupa Jaime, en inglés, Isabel y Álvaro ahora esta feliz de enseñar a sus hermanos la oración).
Y Jaime, Jaime esta feliz. Con sus profesoras Frau Müller, la del Kinder, a la que quiere mucho y Frau Meyer, la de aleman, a la que adora. La quiere tanto y le gustan tanto sus clases que cada mañana al levantarse pregunta si tiene clase con Frau Meyer y si no le toca... La tenemos. Hasta sueña con ella!! 
Vamos, que habla en sueños de ella y de que quiere ir a su clase y se ríe.

Lo cierto es que Jaime esta gracioso. Sus dos grandes obsesiones del momento son F. Meyer y tener un bebé en casa. 
Hace días descubrí hablando a Álvaro y a Jaime sobre los hermanos mayores, y creo que de ahí viene la obsesión del pequeño dictador de la familia. Álvaro le dijo que siempre iba a ser el pequeño pero que era mayor que Luisillo, Fidelillo y Manolillo ( así, con los -illos), sus primos, que son más pequeños que él. Pero a Jaime no le pareció suficiente. Creo que nota que estando tan lejos de ellos no puede ejercer de mayor y prefiere un bebé en casa. Así que me preguntó sí íbamos a tener un bebé.
"Un bebé?, Mamá esta gorda? " 
" Nooooo mamá, quiero un bebé para cuidallo  y ser mayoll, que no te enteras".
" Pues Jaime, sólo si Dios quiere. Pero la tía Espe va a tener uno" .
En ese momento se le ilumino la cara y con una alegría inmensa me dijo, " Y nos los va  a regalar?!" 
" Pues... Mi vida, no se sí la tía nos lo quiera regalar, no creo, y además todavía no va a nacer, es en abril" 
" Jooo, queda mucho y Fidel sí va a ser mayol" dio una patada al suelo, se enfurruñó y tuve que sacar un huevo de cocholate para que se le pasara la decepción. 









No hay comentarios:

Publicar un comentario