27 may. 2014

Hola de nuevo

Por fin! Ya estamos conectados de nuevo. 
Deciros que estamos muy bien. Una vez más somos unos privilegiados de los cambios, porque nos han acogido genial, en el colé, en el Kinder, en Alt Kaster... En todos lados. 
Isabel y Álvaro van felices a sus respectivos colegios, yo no se sí se enteran mucho, pero el caso es que van felices y salen igual de felices! Lo cual me deja bastante tranquila. 
Jaime está en casa conmigo, pero en agosto empieza el Kinder, y esto es genial. Cuando llegamos habían finalizado los tiempos para pedir plaza, pero finalmente-como hemos tenido tanta suerte- han logrado que entre un Kinder guay del Paraguay. No es el mismo que Alvaro, pero esta pegadito al colé de Isabel, y en cuanto se pueda, los pondrán a los dos juntos. 
De momento mi alemán es null, pero en agosto espero tener tiempo para apuntarme a las clases.
El caso es que ahora Isabel sale a las 11.30 de la mañana, como todos los de su clase, y Álvaro a las 12, y comen en casa y quedan desocupados el resto del día. Así que poco tiempo para mi, que me  tengo que poner las pilas para:hacer camas, hacer casa, baños, pensar comidas, hacer colada, recoger niños, hacer compra... 
A partir de agosto se quedarán , si Dios quiere, en un horario extendido que es hasta las 15.30 y a mi me dará tiempo a ir a clases de alemán y a descansar un poco, que la verdad acabo agotada. Eso sí, no me importa, estoy disfrutando mucho de esta etapa de gobernanta de mi casa. A pesar de que 
 Jaime ha vuelto a llorar como un cosaco y eso al cabo de los días me hace explotar de los nervios, si no lo hiciera, yo estaría como en una nube de felicidad absoluta. Menos mal que me ayuda a vivir pegada a la realidad y me hace ser consciente de que eso es lo que tiene ser madre a tiempo completo en jornada continúa sin vacaciones ni pagadas ni agradecidas y que sus llantos son mi pequeña cruz del día a día. Por sí os lo preguntáis, me deja libre la siesta, así que no estoy tan mal. Ahora aprecio mucho los pequeños momentos de soledad, cuando me escapo para ir a la compra y se quedan en casa con su padre, cuando se acuestan y me dejan tranquila, o cuando les pongo la TV- en alemán o en español- y se quedan embobados y a mi me dejan en paz.
Bueno no me enrollo más, os dejo unas fotos de nuestra vida aquí. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario