8 abr. 2014

Llorar de alegría

Ya estamos a menos de 24horas de comenzar la nueva vida alemana que nos espera. Las maletas están casi listas, a falta de meter en ellas pequeñas cosas de última hora:los cepillos de dientes, la bolsa de aseo, los pijamas... La excitación en casa es máxima. 
Los niños han ido cargados de dulces y zumos para compartir con sus amigos, y hoy, seguro, van a ser el centro de atención en el colegio. 
Esta tarde iremos a despedirnos de la abuela Isabel, y vendremos pronto a casa porque vienen todos los tíos y primos a darnos un beso de despedida-hasta pronto. (Visualizo mis lágrimas así que queridos hermanos perdonadme por anticipado, porque no me voy a hacer la dura)
Bueno y sin más dilación os cuento que,  aunque se me salen las lágrimas de pena, de morriña anticipada, también se me han saltado de alegría. Ya me han dado las notas de Isabel, y la verdad, una campeona. Después del cambio de colegio, entorno, profesores, amigos, casa, clima y todo a lo que ha tenido que enfrentarse la campeona... Ha aprobado todo con muy buenas notas!!! Estoy tan contenta y orgullosa que en cuanto salga del colegio le voy a dar un besazo gigante y los voy a llevar a merendar lo que quieran. Se lo merece!!! 
Bueno y os dejo, que tengo que seguir encajando en las maletas la poca ropa que me queda por meter.
Besos a todos y nos vemos en Colonia!! 
Bis bald!

No hay comentarios:

Publicar un comentario