25 mar. 2014

De princesas, brujas y visión periférica

A propósito de mi casa de cuento, me decía una amiga que tuviera cuidado, no fuera a convertirme en una bruja. 
Lo veo difícil, Elvira, las brujas son las que no saben ver más allá de lo puramente material, y como diría mi marido, carecen de una visión periférica, esa  que les hace mirar la vida y acercarse a los acontecimientos que se le vienen con alegría y esperanza, propias de las princesas. 
Yo carezco de esa visión para conducir, según él, pero lo cierto es que la tengo para otras muchas cosas y para lo más importante, para el día a día .

Creo que soy de esas denominadas princesas, no sólo porque soy la pera de reguapa, como todas las princesas que se precien, si no porque la vida me ha dado tanto y he tenido siempre tanta suerte y me han cuidado tantísimo que me ha hecho tener una visión periférica inmensa.

Además, creo que tengo muchos defectos, pero ninguno lo catalogaría como propio de una bruja, bueno más bien, eso lo tendríais que decir vosotros porque  esta claro que yo no soy objetiva. Álvaro, cariño, tu como siempre no partícipes en este post que puedes hundirme.

Y aquí os dejo esta ilustración que me ha encantado de Vogue, de una visión modernizada de las princesas de Disney. Bonitas no?  Pues eso, a ser princesas, modernas, de los que saben mirar la vida con optimismo y como privilegiadas y a dar gracias, por todo, lo que somos, los que nos rodean, lo que tenemos, lo que no tenemos y el futuro que nos espera, que sea cual sea su duración, será , seguro, lo mejor.




No hay comentarios:

Publicar un comentario