30 jul. 2013

Garrapatas

Hoy es un día alegre, más para unos que para otros. Por un lado, mis hermanos Lourdes y Manuel, han sido padres de su primer hijo, precioso, aunque a estas horas del día aún no he conseguido localizar a nadie vía skype para felicitar a los primerizos. Por otro, Álvaro padre viaja rumbo Palma de Mallorca para ir a la boda de mi cuñada. Qué suerte! 
Yo en cambio me quedo aquí, feliz, con los niños, que están pa regalarlos, ups! Pa comérselos!!no en serio, para comérselos, pero muy peleones. 
Hace tan sólo 10 minutos que hemos hecho el primer pacto de no agresión en casa, un pacto en toda regla, sentados, cogidos de la mano y todo. Ahora 10 minutos después, vuelven con quejas a mi habitación. 
Yo también he hecho el pacto, no voy a gritarles. Espero no romperlo, porque entonces... De nada van a servir los pactos en esta casa.

Y cambiando de tema. Ando liada, por eso no había escrito antes en este blog. Ya he empezado el otro y la verdad, me da trabajo. Y además hemos estado con un lío de faldas aquí en el conjunto donde vivo que nos ha comido el tiempo de una manera absurda. Si algún día escribo la novela, lo leeréis, porque material tengo de sobra, y tema, historia, personajes... Todos!  

Bueno y además he de deciros que Max esta creciendo de un modo pasmoso! Esta gigante, llega casi sin proponérselo a la mesa y pilla todo lo que esta a su alcance, luego, vomita y a mi me tiene en un sin vivir. Álvaro le zurra y el pobre, se hace pis del miedo, pero esta actitud, tenemos que cortarla!! 

Ahora hay otro problema. He descubierto como son las garrapatas. Nunca antes había tenido ningún perro, salvo Sebas, y el no tenía esos bichitos molestos. Que va! En cambio aquí, en Barranquilla, parece que la garrapata es un animal de compañía más! Qué espanto! , ando aterrada, reviso a los niños cada cinco minutos y pese a mi obsesión ya he encontrado dos, una en Álvaro, en el pecho, otra en Isabel, en el mismo sitio. Y la verdad, a ellos no les puedo dar con frontline. Así que me toca dejar a Max en el jardín, aún con el riesgo de que tenga más. Es la pescadilla que se muerde la cola! Menos mal que tengo a Milena, porque sino, no se que haría con Max y su problema. 

Creo que voy a hacer la prueba de meterlo esta semana en casa, ya que estoy sola, y Alvaro esta lejos, y en el conjunto donde vivo han cambiado la seguridad... -aunque antes no es que fuera muy profesional tampoco-, y si aguanta bien para hacer sus cosas, no se lo hace en casa, entonces, lo meto en casa para dormir. Todo para evitar que las garrapatas invadan mi familia. 
Y es que la tierra de Barranquilla es rica en todo tipo de parasitos y por mucho que uno fumigue... mija, no se mueren! 


No penséis que esta así, que va! Max esta más grande que Álvaro y tiene una cierta obsesión con hacer llorar a Jaime. Claro que Jaime es de los que le mete los dedos en los ojos y esas cosas, no?

Y he aquí una lindeza de Isabel, fotografiando a su padre y al pequeño de sus hermanos con la clanner que a ella tanto le gusta, la que hace yoga. Si es que me encuentro cada foto en mi galería...
En fin, papá Álvaro buen viaje. Mamá, tranquila que lo de las garrapatas lo tengo controlado o eso espero, Cris, tu habitación esta esperándote, y al resto, os sigo invitando a nuestra nueva casa, así que ya sabéis, ahorrad un poquito y os venís pa'ca!
Y yo, a bañar a Max, y revisarle que hoy duerme en casa y no quiero sorpresas ni nuevas compañías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario