28 jun. 2013

¿De mujeres con curvas o más normales?

Tengo este post pegado a la cabeza y si no lo cuento, reviento. Lo cierto es que uno de los proyectos que tengo es abrir otro blog, en compañía de amigas, uno comercial, turístico y con mucho de lo que nos gusta a nosotras, las mujeres. Ya sabeis, trapitos, cremitas, truquitos... Pero tengo un dilema, quiero que funcione y no sé si adaptarme a los gustos de aquí o hacerlo algo internacional. Me explico.
Aquí, por ejemplo, las mujeres gustan exhuberantes, llenas de curvas por todos lados menos en el abdomen. Esto es, mucho pecho y mucho trasero. Para que os hagais una idea, venden braguitas con culos postizos. ¿Quién de las que me lee quiere tener más trasero? ¡Yo no! Si querría más pecho, pero con los sujetadores que tengo me apaño bien y aparento algo adecuado.
Por otro lado, si tocamos en ese blog temas de cabello... Es un problema. Nadie se fija en la pasarela de Nueva York o Paris o Londres. Aquí el pelo siempre lo llevan igual. Los más es llevarlo liso cual tabla de picar verduras. Nada de cabellos estilosamente despeinados, ni de churros perfectamente deshechos, ni de trencitas ideales adornadas con flores, ni siquiera mechas hawaianas para las rubias de bote. 
Además, la moda es muy distinta. Creo que somos pocas las que hacemos a diario guerra al tacón. Y aquí los tacones son más zancos que finos stilletos. Más para gogos que para mujeres de a pie. Y yo me pregunto... ¿No les doleran los pies? Si, mamá, yo me pregunto eso, así que imagina cómo se las gastan aquí. Las que me conoceís, mi madre sobre todo, sabéis que a mi siempre me encantaron los tacones, desde que tuve un novio que medía cerca de dos metros. Pero tres hechos hicieron que los fuera alejando poco a poco de mi vida: dejarlo con ese novio, ver que en las tiendas empezaban a vender plataformasformajuanetes y tener tres hijos de golpe y porrazo, y ya se sabe, pasear al bebe con tacones tiene un pase, pero lidiar con ellos en la parque... es un horterada.
Por otro lado, nunca me gustaron los culishorts  y aqui están a la orden del día. Imaginaros la combinación: curvas por todos lados, taconazos de gogo, culishorts solo aptos para niñas pequeñas, y camisas vaporosas, eso sí, de colores ideales. Y todo aderezado con un bolso de marca y cuando digo marca me refiero a LV, Marc Jacobs, Dior... y nada de imitaciones. Verdaderos, palabrita.
Y los niños, claro que habría niños, y moda de niños. Pero ya me conoceís, soy muy clásica y a mis hijos nadie les saca de las Victoria, el polo y las bermudas. Y de aquí lo único que me gusta de los niños son los pañales, Huggies ( es difícil encontrar Dodot).  Y las niñas... prefiero ni mentar la moda de las niñas, parecen disfraces de princesa. Claro que las de mis amigas van ideales con vestidos coloristas de marcas americanas que compran por internet. Porque aquí tenemos esa ventaja, podemos comprar en USA todo lo que queramos.
Y los temas de familia, pareja, educación... esos los tendría fácil, porque  aquí hay mucha curiosidad sana, ganas de aprender y sobre todo hay muchas familias buenas. 
En asuntos de trabajo... tendría que ponerme las pilas, aqui las mujeres de bien a penas trabajan y las de a pie que trabajan son grandes en lo suyo. Me toca descubrirlas y descubrir como lo hacen para llegar a todo.
De turisteo, cultureo y tapeo, fácil, en cada rincon de la costa hay algo para descubrir.
En fin, vosotros me diréis qué debo hacer: si me adapto yo o si yo debo dar otra visión del mundo femenino, con clase, con un punto más europeo y fashion de lo que aquí se estila.
Amigas colombianas, se aceptan sugerencias.




Imagen: Rosario Heins.

25 jun. 2013

Cuando el día es de largo como un chicle...

Se pega a tu cuerpo y no ves el momento de irte a dormir. He intentado tres veces sentarme a escribir y no he podido, pero ahora si que si, mi teclado vuelve a funcionar, mis hijos están durmiendo, mi marido espero que también lo esté - el pobre ha salido hoy de casa hacia "la mina" a las 5.00 am y, supongo que a estas horas, duerme como un lirón- la única que está despierta en casa y creo que en todo mi conjunto soy yo, y los bichos. No os he contado nada por no alarmaros, pero el otro día,  hace casi una semana mataron en el jardín de mi casa una culebra- un serpiente en toda regla- llamada Mapana. Según el señor Google, una de las mas venenosas del mundo. Pelos como escarpias, oiga! Me dijeron que la echaron a la basura, ni verla quise a la criatura, solo de pensarlo me recorre un escalofrío.

Y dicho esto, retomo. El día de hoy ha dado mucho de sí, como esos chicles de antes que estirabas y estirabas y te acababan enmarañando el pelo.  
Ha comenzado temprano y cuando he bajado de mi habitación- también se puede decir aposentos, puesto que es más grande que mi antiguo salón de Madrid- los niños ya habían desayunado, eran las 6.45 am y ya no alcanzaba a sacar a Max sin que mi pequeña legión de hijos me siguiera por la calles y me acabaran estropeando mi momento a solas. Él y yo, Max y yo, y mis auriculares puestos, listos para escuchar mi nueva aplicación del Rosario. 
Después de los quehaceres de los pequeños, de ayudar a Milena con la casa, hemos puesto rumbo a Deprisa, el servicio de mensajería de Avianca, que de rápido no tiene nada, ni por el que atiende, ni porque el paquete que había que enviar  llegara Deprisa, que va! tarda 48 horas. El paquete en sí: el móvil de papá. Estoy segura de que antes de que le llegue el aparato a "la mina" ,Álvaro está de vuelta.

Acabado el recado, me los he llevado a todos al Museo del Parque Cultural del Caribe. 

Cuando vinieron mis padres lo vi tan rápido que me quedé con ganas de volver, salí entusiasmada. No es una pinacoteca, sino un museo cultural donde la naturaleza, las gentes, la artesanía, la literatura, la música conviven en un mismo espacio, muy bien diseñado, coronado por la sala de Gabriel García Márquez, el excelso escritor del Magdalena, afincado en Cartagena, conocido premio Nobel. ( Cien años de soledad, El coronel no tiene quien le escriba, El amor en tiempos del cólera...)

La visita comienza por su sala, a oscuras te sientas frente a una pantalla en la que se proyectan pequeños videos que ilustran algunos momentos escogidos de sus obras más relevantes mientras una voz en off te lee el fragmento del que se trata. A los niños les ha encantado!! Pero no por lo que se contaba, obvio, si no por los dibujitos.

 De ahí, sigues el recorrido hacia la sala de la naturaleza, el ecosistema, el Mar Caribe, el desierto del Cabo de la Vela, el bosque seco tropical y todos sus bichos. Por que son bichos. Las ranas minúsculas, las serpientes, los cocodrilos... de todo eso tenemos por aquí.  Después bajas unas escaleras y llegas a una sala preciosa, es la que a mi más me gusta, las gentes. 

Ahí, presidida por una cabaña de hechicero indígena, conoces a todas las tribus de indios de esta región. Los más conocidos los wayus, de la Guajira- ahora conocida en España por el secuestro de los turistas españoles- los arahucos, que van todos de blanco... La verdad, a mi me parecen todos muy similares, pero esos indígenas, al menos hay como 12 tribus distintas,  son muy distintos. Algunos están occidentalizados, otros siguen con sus vestimentas blancas impolutas, otros coloristas, otros te cuentan que viven en armonía con la naturaleza, otros viven en rancherías, otros en cabañas, otros en casitas más típicas, como de pueblo... Hoy sólo he podido ver dos videos, así que quiero volver  para verlos todos. 

De ahí bajas a la sala de la literatura, la historia de la conquista de los Españoles, nos ponen a caer de un burro, sala que con niños no es que veas muy detenidamente, después, la de la artesanía y por último, la música. 

También a oscuras y con pista de baile incluída mis hijos han dado el do de pecho y se han puesto a bailar al ritmo del caribe. Todos los miraban, y la verdad, yo debería haberles dicho que en un museo eso no se hace, pero he pensado que si hay una pista de baile o una de dos, o es algo que arquitectónicamente quedaba bien, o es una provocación para sacarle a uno el salero que lleva dentro. He optado por la segunda. Y se lo han pasado pipa!

Después corriendo hemos llegado a casa, pasando antes por el súper, habia que preparar el plan de la tarde. Una comida rápida, sabrosa y que ninguno pusiera problemas: Tortillas de jamón y queso y mediasnoches de queso crema, petitsuisse ( llamados Alpinitos). Se lo han comido sin rechistar. Aunque ahora que lo pienso... Demasiaso queso... Un día es un día y tampoco les pasa nada, no?

El plan de la tarde era el mejor. Pijamada con las amigas de Isabel. No se si en España se hace, a mi no me han invitado nunca. Consiste en invitar a las amigas a que vengan en pijama, a las 3.30 de la tarde, y que vean una película con palomitas, merienden y tomen refrescos. Todo un éxito, infraestrucctura mínima.
Claro que he tenido mi momento de pánico. Os cuento: Alvaro tiene un aparatito negro con más de 200 pelis- creo que esto no lo debería poner aqui. Ese aparato se puede o conectar a la tv, no me ha explicado que cable poner, o al ordenador y éste conectarlo a su vez a la tv con un cable HDMI, siempre y cuando el ordenador tenga esa salida, claro. Bueno pues el mío no la tiene. OOh!

Menos mal que mis hijos son muy buenos y se conforman con las ideas maravillosas que su madre les propone. Situación, me doy cuenta de la catástrofe. Reúno a los niños y les digo: " chicos hay dos opciones, o veis la peli en mi ordenador, con la pantalla muy pequeña -es un laptop de samsung conseguido por un trueque con mi hermana Cris a cambio de mi bici-  o veis otra peli, de las que ya están grabadas en la tele , en el salón y ponemos las colchonetas y los sacos de dormir, para que la pijamada sea más divertida". Y ahora os pregunto, ¿qué elegiríais vosotros? Pues eso. Ha ganado el ingenio.
De las cuatro amigas que me habían confirmado han venido dos, no sé que ha podido pasar, pero después de un tiempo de espera prudencial... Han pasado de esperarlas, le han dado al play y se han visto La princesita Sofia, han comido sus medias noches, sus palomitas, se han puestos tibios a refresco de manzana- no entiendo como les gusta, puag!- y cuando han empezado a aburrirse... Cambio de plan. Nada como ponerse los zapatos y salir a la calle a correr y jugar. Que vuelven a aburrirse, uno lo nota porque deja de haber quorum en los juegos, todos a pintar y Jaime... Jaime a comer que si no su mal humor nos amarga la tarde al resto. 

Ciao amigas, tarde fantástica, baños, cenas, un poco de juegos en la calle y a la cama, que hoy el dia se me ha pegado en el cuerpo y está siendo eterno.

El pobre Max hoy se ha aburrido. Mañana prometo sacarle.


24 jun. 2013

Recuerdos del pasado

Hace poco más de un año que dejé mi trabajo en España. 

A decir verdad, nunca fue el trabajo de mi vida, aunque mi vida económica en parte dependiera algo, un poquito, de él. Ya se sabe, se aparenta mucho y se cobra poco.  Lo cierto es que los dos meses que estuve cobrando el paro en España, cobraba más! Increíble no?

Si que me divertía a pesar del sueldo, al principio, cuando mi redacción era divertida, se respiraba buen ambiente y la gente se llevaba bien y hacíamos un periodismo femenino que no luchaba ni con ego bloggers, ni se basaba en un puro álbum noticia, sin contenido de calidad.  Luego... El último año las cosas cambiaron, la crisis se hizo más presente y los cambios que se sucedieron no fueron en absoluto buenos para nadie. 

Nos tocó en suerte una medio jefa de esas que carecen de todo lo que una siempre ha tenido como modelo. De esas que al más puro estilo yomeimaginosola, le darías bofetadas una tras otra hasta que te sangrara la mano. Duro no? Pues imaginaros como era!

A pesar de que  la tónica general de mis trabajos ha sido trabajar mucho y cobrar poco. Siempre he tenido jefas de las que me he sentido orgullosa, a las que quiero como auténticas "madres profesionales," claro, incluso a la más loca de todas le debo mucho, aunque en su día no me cayera muy bien, pero la última... de ella no puedo decir nada bueno. Así que no lo diré,  la imaginación a veces es mas poderosa os dejo con ella...

Y digo yo, cuando ya no puedes aprender de tu jefa, porque no tiene dotes de liderazgo, ni es justa, ni sabe tratar a los trabajadores, en definitiva, cuando carecen de autoridad personal. Y además carece de autoridad profesional, porque no tiene experiencia, porque no sabe tanto como se cree...  cuando pones a una jefa así al frente de un equipo bien avenido, el equipo deja de estar organizado. Se desmembra. Se enloquece. Se deprime. Se limita a no dar nada de sí. A ser un equipo gris, o al menos yo me sentía así. Y la verdad, qué suerte tuve de tener que dejarlo. Me estaba volviendo en una mujer seca, sin ilusión por nada, ni siquiera por esa familia que tengo, tan perfectamente imperfecta!!!

Entonces comenzaron a llegar esos momentos terribles, el hastío, los lunes se convirtieron en una pesadilla y los domingos en una depresión que no te dejaba levantar cabeza. Si además eso coincide en el tiempo con una crisis económica brutal y en lugar de subir sueldos, o pagar sobre esfuerzos con vacaciones, en lugar de buscarle creatividad al asunto, se bajan los sueldos y se trata mal a la gente, te desmotivas aún más... Entonces se convierte, el trabajo, en algo dañino que hay que dejar, en la medida de lo posible de lado. Sin qué te afecte- difícil, lo sé- o por lo menos sin que ese estado de animo afecte a la vida personal, a la de la casa, los amigos, la familia... Chungo, somos una sola persona y es difícil dejar en el pupitre de trabajo los post-it pegados, alguno siempre te llevas a casa.

No sabemos lo que tiene Dios para nosotros, pero ahí, en medio de ese mundo gris, de medio jefecillas inmundas llegaron las inspiraciones que necesitaba...


Ahí comenzaron mis ideas emprendedoras de las cuales sigo desarrollando, ahora para hacerlas aquí.
Que suerte no? De un mal momento profesional, se sacan muchas cosas buenas, la gente empieza a replantearse su vida, sus prioridades, hasta su carrera profesional. Yo me preguntaba, dónde me veo a los cuarenta? Desde luego que escribiendo pies de fotos y haciendo álbumes chimbos para internet, no, por muy guay que sea la revista para la que trabajo. Puede que siga cobrando lo mismo, el mismo poco dinero, pero quiero hacer algo con mi vida, ayudar a otros en comunicación, escribir mi querida novela -tengo un pequeño problema con eso, necesito documentarme en asesinatos- enseñar cómo se hace y gestiona un blog a las niñas adolescentes, el uso de internet a esas edades, tan atractivo y peligroso si no sabes moverte...

Y zas! De un día para otro me veo obligada a liberarme de la pesadilla de vida laboral. Feliz como una perdiz, me despedí de mis compañeras, no porque quisiera perderlas de vista, no! Si no porque dejaba ese trabajo para emprender una nueva vida, aquí, en Barranquilla. 

Hoy un año después echo de menos a mis compañeras, sobre todo a las de mi última etapa laboral, porque se que lo están pasando duro. También echo de menos a las de la UFV, a las de la ya desaparecida Única, a los de Estudio de Comunicación, a los de Revista Médica,  a las que ya no están en Telva, cuando sólo existía el papel, y a las de MPG, y a las de Diva. Y a mis jefas buenas Pondi, Bea, Macarena, Sonia, María y hasta Nieves, pa que veáis... 

Y hoy dedico el post a... Ellas saben quienes son. Mucho ánimo!

Espero haberos dejado cosas buenas a todos. Y ahora...
De picnic a la playa, no está mal el plan no?  



20 jun. 2013

Un plan criminal

No sé si empezar por lo intenso que esta Jaime, el cual quiere a toda costa vivir sin despegarse de sus Nike blancas (herencia de herencia de su hermana Isabel y en estos momentos su mas preciado tesoro) y además te persigue por toda la casa para decirte que ami, ami, bol, boool, es decir, mami, quiero las zapatillas de fútbol. Para quitarle la manía le hemos dicho que Max las ha estropeado, y ahora anda robando a su hermano las verdaderas zapatillas de fútbol azules. Robando, si. Porque se las pone a escondidas, viene a buscarme o a buscar el consentimiento o aprobación de un mayor para poder ponérselas, y como no lo consigue, se vuelve a enfadar. INTENSO. 

Aunque lo que os quería contar es que a los niños por sus buenas notas les dimos su Gran Premio, una tarde en Divercity, un Micropolix en miniatura, un parque recreo-educativo en el que los niños juegan a ser adultos y ganan dinero para poder gastarlo escalando, peinándose o comprando algún souvenir de la tienda de la ciudad ( of course, perfectamente escogida para que lo quieran todo) . Cuatro horas intensas de actividad al más puro estilo yasoymayor que hizo que se lo pasarán en grande. Cuatros horas enteras de amor de padres, sufriendo de aburrimiento en un plan criminal, sólo apto para niños. Y aunque Álvaro padre tenía momentos de hastío, yo le consolaba diciendo, "al menos hemos venido juntos, imagínate estas cuatro horas sólo, como la pobre Antuanette- una muy querida amiga casi hermana- que vino sola con su hija". 

Porque digo yo: llega una edad en la que mientras que los hijos hacen amigos del alma en cinco minutos, una no tiene ni ganas, ni edad, ni interés en hacer amigos de cinco minutos, ni aún sabiendo que tienes por delante cuatro horas de puro aburrimiento. Cuatro horas en las que ves las mismas caras de los mismo adultos- pobres padres afantasmados, que deambulan por la ciudad de los niños en poer estado que Garfio en Nunca Jamás- que han decidido hacer con sus hijos el mismo maquiavélico plan. Esos padres a los que sonríes con media sonrisa, les dices "uf, esto es agotador", miras el reloj, para ver cuanto suplicio queda, das media vuelta y...  Y nada, porque para los adultos nada, a no ser que vayas acompañado y charles en un banquito mientras los niños salen de ser bomberos, médicos o pilotos de avión para  meterse corriendo a ser actor de teatro, periodista o investigador privado.

Y cuando todo acaba, cuando llega el fin de las cuatro horas, y suena esa voz angelical que dice Divercity cerrará sus puertas a las nueve, cuando suena esa música casi comparable a la alegría del canto de los números que hacen los niños de San Ildefonso en vísperas de Navidad, cuando pasa eso... Llega lo peor. los niños protestan, ninguno quiere irse, los padres los cogen de los antebrazos y los arrastran duro para que devuelvan el pase y salgan ya a lo que los adultos creen la Libertad. Pero en eso preciso momento en el que los niños ponen un pie fuera,  se transforman, dejan de ser unos niños para convertirse en pequeños gremmlins sobre excitados que no son capaces de estarse quietos ni un sólo momento, ni en las escaleras mecánicas, ni en el coche, ni siquiera cuando amenazo con el enfado a la vista de su padre. Únicamente son capaces de reaccionar al momento cuando su padre, harto, jartodeverdá, da un grito de basta ya!  y , en lo que parece tres microsegundos, olvidan y vuelven a ser gremmlins . Así la vuelta a casa es un puro milagro. Niños gritando, padre cansado, madre que no sabe como reaccionar, coches que deben vivir también en un momento estresante porque aquí conducen verdaderamente mal... 
 En definitiva, cumplimos con hacerles vivir su ilusión, un plan criminal para adultos.
Os dejo las fotos. Ideales, como siempre.




Al rescate de mi abarca mallorquina

Y esta es la secuencia del rescate. Algunas de las fotos salen movidas, pero se entiende.






12 jun. 2013

La pandilla basura

Hoy he debido de engordar así de golpe y porrazo unos 30 kilos. Hoy tenía que recoger las notas de mis hijos. Y hoy era la clausura- desayuno de despedida del Club de madres.
Por partes: 
Isabel y Alvaro, principalmente, han tenido unas notas excelentes, tanto que les han dado premio de Excelencia Académica. Sí, hija puede ser una tontería a su edad, pero para ellos no lo es y para mi es un orgullo. De ahí 20 de los 30 kilos. Los otros 10 se los otorgo a Jaime, que sin notas, su informe decía que se había adaptado muy bien a la clase, a sus compañeras y también le han dado un diploma por compartir sus juguetes. ¡Qué mono!
Este premio es a su constancia, esfuerzo, ganas de aprender y también, digo yo, a la adaptación. Porque salir de un país y llegar a otro, sin ningún lazo ni raíz que te amarre, y lograr en un año superarlo todo y que encima te  esfuerces y saques buenas notas... Eso merece un premio. Conozco gente adulta, que sin cambiar de país, le cuesta años adaptarse a una nueva ciudad, es más, muchos vuelven a sus orígenes sin conseguir el éxito.
 Así que como ellos no tienen abuela cerca- las tienen lejos- se lo dejo escrito a la posteridad, ¡Enhorabuena niños, y que vuestras ganas de aprender y hacer las cosas bien se perpetúen en vuestra vida escolar! ( eso es mucho pedir,  ¿no?)

Y dicho esto, os cuento lo siguiente. 
Nunca os había hablado del CLUB DE MADRES. Es un club que con ayuda de Margarita, la directora de Orientación y Familia del Colegio de los niños, ASPAEN Gimnasio Los Corales y Ocean Kids, montamos en febrero. Podéis pensar que menuda cosa rancia, esa de pertenecer a un club de madres, bueno, los pensamientos son libres. Sólo os diré que todas las madres del club están felices de haberse encontrado un club así. 
Por un lado tenemos clases de doctrina cristiana, valores, virtudes, educación de los hijos, afrontar problemas familiares... Lo cual es una gran ayuda. 
Por otro, tenemos nuestros momentos de ocio- clases de cocina en una gran escuela de gastronomía de Barranquilla, intercambio y degustación de ensaladas, comité de elaboración de disfraces para el fin de curso, conferencias: hemos asistido a dos, una sobre cómo nos ayuda la ropa, el maquillaje y el peinado a parecer más jóvenes y guapas, y otra sobre la importancia de dar calidad de vida y dignificar a los enfermos terminales, los cuidados paliativos- algo que aquí en Colombia se necesita y mucho-.
Y también rezamos, rezamos por nuestros hijos, nuestros maridos, nuestras intenciones personales, por el Papa, por el colegio y por una de las madres del club que está muy malita y tiene cuatro hijos, dos de ellas mellizas de la edad de Jaime.
No es el club típico que se podría pensar de mujeres adineradas que llegan a una ciudad y se hacen amigas a golpe de tarjeta, no. Es un club de mujeres normales que se unen para aprender, pasarlo bien y rezar, porque la verdad todas tenemos que dar muchas gracias a Dios por lo que tenemos y por como nos cuida. 
Da la casualidad de que la gran mayoría somos de fuera de Barranquilla, así que también nos cuidamos como hermanas y hasta hemos hecho una guía de asentamiento a la ciudad para ayudar a otras madres que llegan, más o menos perdidas a esta calurosa pero acogedora parte de Colombia. Y la mayor beneficiada de todo esto soy yo, que he conocido grandísimas mujeres, cabezas de familias buenísimas y con maridos estupendos. ( Aunque no lo dicen abiertamente, sabemos que ellos tienen cierta envidia de nuestro club, y les gustaría tener uno de padres... Si Álvaro se animara a formar uno de padres que juegan al tenis o hacen vela...  pero eso lo veo difícil, porque ellos trabajan duro, tanto que todos pasan la semana prácticamente entre aviones y carreteras)

Oiga señora que se pierde y divaga... A lo que iba, el año escolar del club de madres ha terminado hoy, con un desayuno, cortesía de Margarita y el colegio, y con la meta cumplida: Iniciar el club, crear la guía de Bienvenida y dar continuidad durante los meses de verano.
En estos meses no tendremos clases, pero sí que quedaremos para que los niños jueguen, se vean y se diviertan, y nosotras podamos seguir con nuestro plan del club. ¿Chévere no?

Ayer hicimos la primera tarde con niños. Aprovechando que Colombia jugaba contra Perú organizamos ver el partido en casa.  Esta es una pequeña representación de los que vinieron a casa, faltan varios que llegaron tarde, el partido era la excusa.

Ea! la foto de la pandilla basura, y la de las madres... cuando encuentre una digna os la pongo, para que veáis mi pandilla de amigas.




Y para terminar ahora os cuento la última de Álvaro y Jaime. El lunes, que era fiesta aquí, les pusimos un clásico de video, el más clásico de todos: princesas, amores, malos, gigantes, rescates, duelos... Si, les pusimos la película de la Princesa Prometida. Al principio no querían verla, pero enseguida se engancharon. 
Ahora Álvaro asalta cada habitación recitando el famoso "Hola, me llamo Iñigo Montoya, tu mataste a mi padre, prepárate a morir" y moviendo la mano como si tuviera una espada, te mata. Lo mejor es que después entra Jaime, balbucea los finales de la misma frase y copia el mismo movimiento con la mano. Yo me parto cuando los veo, porque la verdad, de todo, menos caballeros andantes. Son muy brutos, pero están para comérselos.

Y por último Max, acaba agotado entre el calor y los mamporros que recibe de los dos niños de la casa. Claramente prefiere estar con Isabel y conmigo, que le hacemos caricias. Pero cuando llega Álvaro padre... ahí Max se delata y el resto del mundo desaparece para él.

Como ya solucioné el tema del cable y ya no tengo que robar wifi a nadie, os escribiré más seguido, eso sí, no prometo nada que me conozco y luego no cumplo la promesa, me lío yo sola.

Por último, os voy a pedir un favor, si alguien sabe como puedo conseguir una visa de trabajo en colombia y cambiar la que tengo- que es de dependencia- que me diga por correo, porque quiero trabajar, y también lo necesito, y sin ella... chungo. Os seguiré informando!