20 feb. 2013

Crema de aguacate

No se si os había contado que en fin de año en casa hicimos el ya tradicional concurso de tapas. Cada hermana hace tres tapas, que son calificadas por el resto de comensales, y de este modo mi madre no tiene mucho que pensar. Que lo que verdaderamente cansa, a mi al menos, es pensar lo que se come cada día. ¡Qué jartera!
Bien yo hice carimañolas, como unos buñuelos de yuca rellenos de queso, muy ricos, melocotones con atún mayonesa y lechuguita picada, un cóctel- Miss Colombia- que nos puso muy a tono a todos y la crema de aguacate. Bien, ésta fue la tapa ganadora. Aquí os dejo mi receta, típica colombiana.

Ahora os cuento que esta tarde vino Fiorella,compañera de Alvaro a casa. Lo han pasado genial! Tanto que la pobrecita se iba llorando a la suya, con la promesa de volver cuando quiera. Después de la hora santa, que comprende baños, cenas y acostadas, he recibido la llamada de Alvaro padre, me decía que debía llamar a una tal Gloria, que limpia en la oficina de en frente, para que avise a su hermana Carmen para que vaya a limpiar la oficina de Alvaro.
A mi me ha parecido más fácil llamar a la tal Carmen directamente y le he pedido el teléfono. Transcribo la conversación, literal.
-"Buenas noches, ¿podría hablar con Carmen?"
-"¿Quien pregunta?, responde una voz de hombre, no niño.
- "Soy Almudena, esposa de Álvaro de EPSA, ¿podría hablar con Carmen?"
- "Yo no soy Carmen, soy su hijo"
- "Ah!, ¿Podría hablar con tu madre?"
- "¿Qué madre?"
- "Carmen. ¿Se puede poner al teléfono?"
- ¿A dónde dice que que tiene que poner?"
- "Al teléfono!!, ¿Podría hablar con Carmen?"
- "Pero ¿quién llama?"
-" Mira, te explico, mi esposo quedó con Carmen para que ella fuera a limpiar la oficina. Tengo que quedar con ella mañana para que vaya a limpiarla".
- "¿Pero señora por quién pregunta?"
- "¿ Oye me estás tomando el pelo? Quiero hablar con Carmen"
- "AH!!! Carmen no se encuentra"
- "Vale gracias"
pipipipi....
Cuelgo. En ese momento pienso, pobre Carmen, tiene un hijo retrasado.
Suena el teléfono, miro la pantalla, mismo número marcado.
"¿Si?"
"Señora, Carmen no se encuentra y ella no limpia oficinas"
"¿Carmen tiene una hermana que se llama Gloria?"
"No", cuelga.
Pienso, me he equivocado de teléfono.
Verifico con el que me ha dado Álvaro y confirmo que he marcado bien.
Vuelvo a pensar.
A lo mejor Álvaro se ha equivocado de teléfono al dármelo.
Vuelvo a pensar.
¿Será que Álvaro tiene una amiga que se llama Carmen, yo no conozco, entonces es amiguita, y tiene un hijo retrasado? Deshecho la idea, el pobre no tiene tiempo de amiguitas, la que tiene tiempo de amiguitas soy yo, tengo tanto tiempo que hasta tengo tiempo de pensar en tonterías.
Vuelvo a pensar.
Definitivamente su hijo es retrasado y ella también por dejarle contestar el móvil, tal y como están las cosas, dejar pasar un trabajo es una imbecilidad. ¿O no?

Mañana toca ir al aeropuerto a recoger a Papá y solucionar la limpieza de la oficina de Álvaro. ¡Hay que buscar a otra Carmen, pero que no le deje el teléfono a su hijo!



No hay comentarios:

Publicar un comentario