16 ene. 2013

Algún recado para Matt Dillon

Ya os había comentado que los niños se portaron genial en el viaje de vuelta a casa, las personas que estuvieron a nuestro alrededor me dieron la enhorabuena por lo juiciosos que son los niños. Yo, más ancha que larga, sigo feliz con esas palabras que me mantienen eufórica en mi regreso. No se cuanto durará la euforia, lo que si se es que pronto tendré que empezar a "pelearme" con los señores de las compañías de teléfono, ya no tengo Internet y Ana María, ese ángel de la guarda que nos cuida tanto, me ha dejado su clave para que pueda robarle con permiso la señal del wiffi (waifai), así que aquí estoy, en mi habitación, donde hay mejor señal, escribiendo una vez más para manteneos al día de mis peripecias.

Los niños siguen yendo felices al colegio, eso es bueno, aunque Alvaro ya ha tenido el primer miércoles de fiesta, hoy no sé que clase tendrá, lo que si sé es que no va de uniforme porque tiene un picnic, y la verdad, no sé el motivo...

Jaime está mejor, más contento y un poco pechichón, como dicen aquí, todo el día pegado a mis barbas pero al menso sólo llora cuando sus hermanos no comparten con él o quiere comerse el cuarto yogur del día y no le dejo. Este niño es una máquina de comer yogures, los devora!!!

Isabel bien. Algo preadolescente, no quiero ponerme esa camisa, no quiero esa diadema, su mejor juego es un espejo y bailar delante de él. Dios! Si sólo tiene cinco años!! Por favor confirmadme que a vuestras hijas también les pasó!

Álvaro sigue en la mina, pero parece que pronto estará más asentado en Barranquilla y que pasará más tiempo con nosotros. De eso, hay muchas ganas!!!
Y por mi parte, feliz, estoy de nuevo en una luna de miel con esta ciudad, el tiempo es maravilloso, es como un septiembre de esos en los que el calor no aprieta, pero de los que por la noche se agradece una chaquetita.

Ahora entiendo por qué los de aquí no van a la playa en esta época, el agua ha dejado de ser un caldo, ahora es más fresquita. En la casa ya no se prende el aire acondicionado y se puede respirar aire puro, claro que el paisaje ha cambiado de frondoso a desértico. Por fin llegaron esas brisas tan esperadas... Brisa, lo que entiende un español por brisa,no es. Para que me entendáis es un viento constante que por la noche es silbante, gritón y sin llegar a ser huracanado, rompe toda paz que pueda haber. Es escandaloso y bullero. Y en ocasiones puedes creerte Dorothy, del Mago de Oz, y pensar que la casa va a salir volando. Por el día amanece fresco y agradable, una se pone un pantalón largo y se siente a gusto, no se suda, a no ser que hagas deporte, y puedes ir con manga larga. Para mi, el clima perfecto.
Pronto empezaré de nuevo la otra web, así que os pido colaboración, un clic diario hasta que me de a conocer en B/Quilla. Quiero empezar la semana que viene, y hacerla coincidir con el Carnaval de las Artes, una semana de cultura y Arte, la más importante de B/Quilla, en la que se reúnen autores, pensadores, actores y creadores de todas las partes del mundo. Este año el gancho es Matt Dillon, alguna quiere que le diga algo de su parte?, ya os contaré a ver si me dejan hacerle una entrevista o puedo al menos hacerme alguna foto con él. Ya envié todo para acreditarme, la verdad es que espero que me acrediten.
En fin, en esas estoy. Mirando la manera de empezar esta nueva web.Ya os avisaré, para que se lo digáis a todos vuestros conocidos.
Ciao, os dejo las fotos de los tres juiciosos. Los mismos que se han pasado gran parte de las vacaciones de Navidad hablando en cambio-corto, con los walkies de su padre.
Ahora toca pagar recibos, emocionante!!





No hay comentarios:

Publicar un comentario