1 nov. 2012

Adiós papá

Hoy se ha vuelto a marchar. Mañana vuelve. Aunque ayer los niños casi ni le vieron, llego a casa cuando ellos ya dormían.
Aún así, es la primera vez en dos meses que papá se va de viaje y no lloran desconsolados como si se acabara el mundo.

Hoy se han despertado media hora antes que ayer, o sea, a las 5,30! Qué les pasa? Jaime vuelve a tener fiebre, aún no ha llovido, Álvaro hace burbujas de volcán con la leche,hay millones de mosquitos esperando a que abramos las puertas de casa, Isabel esta pegando pegatinas de purpurina en sus cuadernos, parece que las brisas se hacen esperar, a mi me duele un pie y me temo que hoy va a ser un día duro.

Álvaro papá, por aquí pelean por cual ha sido el abrazo más prolongado, Jaime reivindica a gritos que ha sido el suyo y Álvarillo hace lo mismo para hacerle rabiar. La cocina es un hervidero de gritos!!!

Todos se calman cuando aparecen los nuevos uniformes de patinaje.

Hoy es jueves, deben ir con el uniforme de patinaje puesto, (la verdad, no entiendo este punto de uniformizar a todos los niños para una cosa y después para otra) poneros en situación.
Sois profesoras del colegio de mis hijos. Tal día como hoy tus doce alumnos de 3-4años llegan al colé cargados de bultos. Por un lado la mochila, que tendrán que hacer niños tan pequeños con una mochila? Por otro los patines.
Hoy llegan vestidos con el uniforme de clubes, así que en la mochila esta el uniforme de verdad.
Después de los clubs, te va a tocar vestir a todos tus alumnos. Poner polos, Bermudas, vestidos, hacer nudos con los cordones... Que espantó!! Si yo me muero solo de lidiar con mis tres hijos, imagínate si tengo que hacerlo con 12!

Por eso no me hice profesora... Creo

Pd. Termino el post porque Jaime esta llorando porque también quiere un uniforme de patinaje. Y la verdad, tiene un llanto insoportable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario