20 ago. 2012

La hamaca

Hay muchas cosas buenas que tiene vivir en Barranquilla, de lo primero sus gentes, el clima- que aunque hace un calor de mil demonios, como tienes piscina todo el año es muy llevadero, o eso espero. La comida, la naturaleza, tenemos huéspedes por todo el jardín, la artesanía, aquí te hacen lo que quieras con mimbre, hoja de palma... Ya he encargado tres baúles en color natural con rayas de color azul, rosa, y rojo, solo espero que los hagan bien y pronto, me han dicho que veinte días, ya os contaré.
También tiene bueno la leche, sí, a mis hijos les encanta, la toman fresquera y se pasan el día bebiéndola, la fruta, cuanta variedad y que rica! Las arepas ,las empanadas, los tomates...
También dicen que la manicuras y pedicuras, aun no las he probado, y de lo que mas me gusta, las hamacas. Son perfectas para dormir la siesta, para que Jaime se calme, porque es como un columpio, para que Alvarillo se relaje... Para evadirme un rato de los llantos de Jaime que ha vuelto a los niveles de antes del verano, insoportable.
Ayer nos invito un vecino a comer, los Puccini, encantadores, los niños lo pasaron en grande y nosotros, a ratos, porque Jaime selva paso llorando casi todo el día y hasta que no cayó rendido en su sillita no pude disfrutar, claro que fue despertarse y volver a empezar a llorar como un condenado, que pesadilla! No se si aquí tendrán Sucedió en Barranquilla, pero o me armo de paciencia o aparecemos en le diario de sucesos. Qué ganas de que se adapte de una vez.
Mañana comienzan el colegio, en cuanto tengan uniformes, cantado está que os pondré una foto, que pena que Jaime no vaya a ir, eso sí sería una gran vidorra! Pero hay que mirar el lado positivo, se pondrá menos enfermo,o eso espero, así que cuando se adapte del todo, ya estaremos mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario