14 jul. 2012

Ana y el árbol de las chuches

Hay cosas que una No sabe hasta que no tiene hijos, no es que os vaya a descubrir todas pero os contaré que los niños pequeños tienen esa virtud de "decorar" tu vestido nuevo con un moquete, una regurgitación o una manita llena de grasa. Si, ese que estrenas después de 20 kilos menos cuando por fin sales a cenar a solas con tu marido.

Esta es una de las razones por las que suelo hacer cosas, o estrenarlas, cuando se positivamente que ellos no van a entorpecer, momentos en los que aprovecho para ser "algo egoísta" y dedicármelo a mi para mis cosas; pasarme el silk epil, ponerme una mascarilla en la cara, pintarme las uñas, arreglarme el pelo, terminar de coser el último pespunte con la máquina de ese mantelito tan mono, tener una charla telefónica tranquila con una amiga, leer un rato - he perdido alguna hoja de mi último libro- ( qué estaría haciendo la chica?, mirarlos no) y claro, estrenar mis últimas adquisiciones.

Bien, hoy he tenido tiempo de probarme vestidos, hacer manicuras y tener una tarde tranquila y divertida con mis amigas. Por un lado han venido las primas, unos han dormido siesta otros han pintado miles de dibujos, lo cual para mi es casi lo mismo. Por otro, hoy teníamos un planazo que ha sido la pera: en casa de Ana, una amiga de la tía Bea y de mamá, soltera y sin hijos ( os lo cuento porque como Ana no hay muchas) había una merienda especial y una piscina chulísima.
Ana tiene un jardín precioso, como de cuento, y una casa que desde que yo era pequeña la recuerdo maravillosa, con una rampa en vez de escaleras y una T y una J y muchos circulitos a modo de ventanas, tantos como hermanos tiene Ana y una azotea testigo de miles de deseos de adolescente. En mitad de la praderita tienen un arbol casi mágico, del que hoy colgaban miles de bolsas de chuches para mis niños, mis sobrinas y sus sobrinos, Rodrigo y Manuel, (casualidades de la vida idénticos en mes y año a mis dos chiquillos).

Durante un buen rato los niños no han podido dejar de mirar el árbol de las chuches. Se han bañado, han pintado, han merendado y jugado con Ana, que es Bióloga pero si quiere puede dedicarse a ser Ana Poppins porque tenía a todos los niños alrededor y estaban encantados.
Y por fin, después de una tarde de sol maravillosa, una charla de adultos, una merienda auténtica y muchos baños en el agua, Ana Poppins ha recolectado las chuches del árbol y se las ha dado. Ellos, en su papel, las han comido, esparcido por el jardín , pegado en las toallas...

En el momento de irnos a casa, para rematar el plan, Clara, la otra amiga de la tía Bea y de Mamá y de Ana, nos ha llevado en su coche nuevo. (Uno de esos híbridos que no hacen ni pizca de ruido y que van atropellando a gatos callejeros inexpertos e ignorantes de este tipo de motores). Los niños, todos sentados en la parte trasera salvo Jaime, que venía conmigo, estaban tan encantados como si el coche fuera de ellos.

He mirado un segundo a los niños y estaban de foto, so pena que no tenía batería que si no... Estaban tan divertidos y sucios que hasta me ha dado palo subirles en el coche impoluto, recién sacado del concesionario, de la Tia Clara.

Una tarde de diez. Gracias a todas!!!

4 comentarios:

  1. jajajaj ha sido genial y mi coche recien salido del concesionario no ha tenido ninguna herida de guerra (vease: mocos en las ventanas o chuches pegadas en los asientos).... estaban monisimos todos apelotonados detras!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Heridas de guerra... Como se me ponga uno a tiro... Le meto una caca en el buzón, como cuando éramos pequeñas! Anda ya! Pobriño cochecito...

      Eliminar
  2. me ha gustado leerte mama Almu, Ana Mary poppins genial¡¡¡
    hablando con Ana me dijo, y googleando encontré, espero no te moleste
    un saludo
    Jacinto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo me va a importar! Lo escribo para todos, especialmente para los que no os veo!! Dile a Cali, aunque ya le pasare la dirección por whatsupp, ahora que estaremos aún mas lejos, al menos sabrá de mi! Besos para todos!

      Eliminar