28 jul. 2012

Tengo una amiga...

Tengo una amiga que ayer dio a luz a su segundo hijo, Víctor. Lo excepcional del caso es que ha tenido miles de abortos hasta que ha podido abrazarlo.

Tengo otra amiga que después de su primera hija, tuvo 3! De un golpe! Muy fuerte su caso, a mi todo lo que sea hacer de golpe me cuesta mucho.

Tengo amigas que tienen 5 y 6 hijos...

Tengo amigas que no pueden tener hijos, y amigas solteras que cuidan maravillosamente de niños ajenos.

Yo tengo tres soles, y aunque a veces acabo cansada, me rechifla estar con ellos, pero están muy seguiditos y han sido uno a uno, aunque a veces de golpe se ponen a llorar o les da por hacer las travesuras mas peligrosas. No me imagino ni siquiera tener a dos Isabeles( y eso que es buenísima). Así que admiro mucho a las que tienen dos o tres de golpe. Y más aún a las que después de haber pasado el bache de los primeros años tienen otro y vuelven a meterse en el túnel de los desvelos, pañales, biberones... Y le pongo un altar a las que como mi madre, y miles de madres, tuvieron MUCHOS.
Quiero pedir ya una mención especial para ellas, por todas las renuncias que hacen, hicieron y harán.

Soy de las que pienso que las madres tienen un don especial que aumenta en exponencial la virtud de la caridad, el amor, porque ellas son capaces de hacerte sentir único, porque curan heridas con solo un beso, inventan historias de mundos fantásticos, porque te enseñan a darte a los demás, porque saben cuando te sientes mal, y saben hacer con tres restos de comida un auténtico manjar, porque es la que mas nos quiere... Yo por eso cada noche les digo a mis niños, "te quiero más que a nada en este mundo y papá también", para que al menos se queden con que les queremos mucho y que todo lo hacemos por su bien.

Y todo esto? Pues es que hoy, primer día de mi nueva vida sin ayuda doméstica, he acostado a los niños, Isabel, me ha dado un beso acompañado de un dulcísimo "te quiero mucho, mamá", y me a "tocao" "Yo también,hija" - le he dicho- "ahora cuando te duermas voy a subir a ver a la abuela, que la quiero mucho y esta solita". "Vale, mamá", y se ha quedado dormida .
Y aquí me tenéis, escribiendo en el blog este pequeño homenaje a mi madre, a todas las madres, mientras ella duerme plácidamente en el sofá del salón, rendida, después de un sábado agotador.

Y os dejo esta foto, Isabel con dos amigas, Marta- mañana es su Santo-, y Carolina, vestidas con los trajes de playa de las trillis. Carolina e Isabel sólo tienen hermanos, así que por una tarde se hicieron trillizas de Marta. Menudo pavo infantil el del viernes . Que bien lo pasa con sus amigas de Madrid, cuánto las vamos a echar de menos. Habrá que pensar como María,votra amiga mía, "no nos dejas, amplías horizontes", pues eso, ampliaremos.

26 jul. 2012

El día de Santiago

Ayer se celebró Santiago. En casa es un día grande, no sólo porque es un festivo importante - patrón de España-, sino porque es el cumple del abuelo.

Desde pequeños en casa este día era una pura fiesta, mi padre se cogía el día libre, pasaba la mañana con nosotros y por la tarde venían sus compañeros del trabajo con todos sus hijos; merienda, refrescos -soy de la generación que sólo bebía Coca Cola en días especiales-, piñata y miles de niños corriendo por la casa , mientras los mayores disfrutaban de sus cervezas, sangrías y tintos de verano antes de una gran barbacoa preparada por papá.

Ayer se celebró Santiago y además del cumple del abuelo era el Santo de Jaime. Los niños se levantaron felicísimos y Jaime, sin entender mucho porqué, iba abriendo paquetitos de regalos feliz de la vida. Nosotros le regalamos un avión, su abuelo un pequeño coche de policía con su sirena, su madrina una pelota del Madrid, otras de Spiderman, y unos animalitos salvajes de plástico, claro!

Una mañana abriendo regalos, una tarde de gran siesta y cuando se despertó la fiesta estaba montada, todos sus primos en casa. Juegos y mas juegos, hasta después de la cena, momento en el que se puso a llover y dejamos el jardín.

El gran salón de los abuelos se convirtió en un inesperado teatro donde todas las primas hicieron sus números de baile. Cuando llegó el turno de los pequeños, se desataron.

Se llevó la palma Jaime, que no sólo bailaba intentando dar saltos, haciendo piruetas en el suelo y moviendo sus bracitos regordetes, qué va! Además dirigía la entrada a la pista de baile.

Estaba muy gracioso, andando Patizambo, se acercaba a su víctima ( la Tia Cris y el Tio Manu, principalmente ), y con sólo dos pequeños golpes, con su manita, en la rodilla de sus mayores y un inquisitivo dedito índice apuntando al centro de la pista conseguía levantar de su asiento a todo el que se proponía.

Casi una hora de baile, "el santo" cayó rendido y sus hermanos también, creo que por muy pequeños que sean, la fiesta que tuvieron ayer no hay cuerpo que lo aguante.

24 jul. 2012

Fotos sin más

Ni Colombia, ni las monerías de mis niños, ni que se me vaya Mijaela en pocos días, ni que venga Alvaro en otros pocos, ni que ya tengo billetes. De nada de eso, con humor, os puedo hablar.
En mi cabeza, en casa y en todos lados sólo se habla del rescate, las reformas...
Me preocupa tanto que me dejan sin inspiración. Ains! Pero qué mal!
Así que os dejo fotos, pa que veáis lo ideales que están los niños, por actualizar, porque la situación de España y mi prima, en parte me quita el sueño.

15 jul. 2012

Un domingo cualquiera

Reflexiones maternales...

Un domingo cualquiera es igual a cualquier lunes. Mis hijos no saben de horarios, de sábados, de domingos ni de lunes. Ellos funcionan con el reloj biológico y punto. Solo de vez en cuando, muy de vez en cuando, me regalan media hora más y nos plantamos en las ocho! Guau!!!!

Antes de tener hijos el domingo era un día especial para mi. Me dedicaba la tarde entera a cuidarme en cuerpo y alma, después de ir a misa -entonces iba a la de nueve de la noche-,tenía una sesión beauty at home. Ahora voy que chuto con una ducha rapidita, unas piernas que a veces son como el papel de lija y cinco minutos a solas en el coche para pintarme las uñas, a no ser que los niños estén muy entretenidos o durmiendo como benditos.

Después de tres niños, mi armario es otro. Paso olímpicamente de las tendencias. Antes las seguía, ahora, prefiero vivir con básicos. De todos modos, soy de esas madres que antes de comprarme un vestido prefiero comprar tres trajes de baño para los niños, y cuando me compro algo ( siempre con un pequeño eco de cargo de conciencia) es porque realmente lo NECESITO.

Siempre me he preguntado por qué mi madre apuntaba todo en una agenda, desde la lista de la compra hasta su último pensamiento. Ahora ya lo entiendo y yo hago lo mismo. Si no, corro el riesgo de olvidarme algún niño en el súper, voy precipitada, pero no siempre, la verdad.

Nunca le di importancia a las canas , simplemente no tenía. Ahora llevo tres días preocupada pensando que no quiero que mi marido me vea con un puñado de canas en mi cabello negro y no sé que remedio ponerle.

Si antes todos mis zapatos eran de tacón, taconazo, ahora casi todos son los denominados cómodos, bailarinas, mocasines, alpargatas de cuña... Ni rastro de esas sandalias espectaculares con taconazo, se fueron, salieron de mi armario con la llegada de Jaime.

Antes un domingo cualquiera podía ir a misa y distraerme si me daba la gana, era cosa mía, ahora cuando voy lo hago con los niños y casi me da palo porque alborotan y distraen a los demás. Espero que hoy se porten bien, rebién.

14 jul. 2012

Ana y el árbol de las chuches

Hay cosas que una No sabe hasta que no tiene hijos, no es que os vaya a descubrir todas pero os contaré que los niños pequeños tienen esa virtud de "decorar" tu vestido nuevo con un moquete, una regurgitación o una manita llena de grasa. Si, ese que estrenas después de 20 kilos menos cuando por fin sales a cenar a solas con tu marido.

Esta es una de las razones por las que suelo hacer cosas, o estrenarlas, cuando se positivamente que ellos no van a entorpecer, momentos en los que aprovecho para ser "algo egoísta" y dedicármelo a mi para mis cosas; pasarme el silk epil, ponerme una mascarilla en la cara, pintarme las uñas, arreglarme el pelo, terminar de coser el último pespunte con la máquina de ese mantelito tan mono, tener una charla telefónica tranquila con una amiga, leer un rato - he perdido alguna hoja de mi último libro- ( qué estaría haciendo la chica?, mirarlos no) y claro, estrenar mis últimas adquisiciones.

Bien, hoy he tenido tiempo de probarme vestidos, hacer manicuras y tener una tarde tranquila y divertida con mis amigas. Por un lado han venido las primas, unos han dormido siesta otros han pintado miles de dibujos, lo cual para mi es casi lo mismo. Por otro, hoy teníamos un planazo que ha sido la pera: en casa de Ana, una amiga de la tía Bea y de mamá, soltera y sin hijos ( os lo cuento porque como Ana no hay muchas) había una merienda especial y una piscina chulísima.
Ana tiene un jardín precioso, como de cuento, y una casa que desde que yo era pequeña la recuerdo maravillosa, con una rampa en vez de escaleras y una T y una J y muchos circulitos a modo de ventanas, tantos como hermanos tiene Ana y una azotea testigo de miles de deseos de adolescente. En mitad de la praderita tienen un arbol casi mágico, del que hoy colgaban miles de bolsas de chuches para mis niños, mis sobrinas y sus sobrinos, Rodrigo y Manuel, (casualidades de la vida idénticos en mes y año a mis dos chiquillos).

Durante un buen rato los niños no han podido dejar de mirar el árbol de las chuches. Se han bañado, han pintado, han merendado y jugado con Ana, que es Bióloga pero si quiere puede dedicarse a ser Ana Poppins porque tenía a todos los niños alrededor y estaban encantados.
Y por fin, después de una tarde de sol maravillosa, una charla de adultos, una merienda auténtica y muchos baños en el agua, Ana Poppins ha recolectado las chuches del árbol y se las ha dado. Ellos, en su papel, las han comido, esparcido por el jardín , pegado en las toallas...

En el momento de irnos a casa, para rematar el plan, Clara, la otra amiga de la tía Bea y de Mamá y de Ana, nos ha llevado en su coche nuevo. (Uno de esos híbridos que no hacen ni pizca de ruido y que van atropellando a gatos callejeros inexpertos e ignorantes de este tipo de motores). Los niños, todos sentados en la parte trasera salvo Jaime, que venía conmigo, estaban tan encantados como si el coche fuera de ellos.

He mirado un segundo a los niños y estaban de foto, so pena que no tenía batería que si no... Estaban tan divertidos y sucios que hasta me ha dado palo subirles en el coche impoluto, recién sacado del concesionario, de la Tia Clara.

Una tarde de diez. Gracias a todas!!!

12 jul. 2012

La casa de Los López

Con la Paciencia llena y después de una magnífica cena con las que siempre serán mis queridas vecinas de Madrid.
De camino a casa pensaba en el blog, en contaros y enseñarnos los bonitos sobres que Isabel ha hecho para su padre. Son una sorpresa y si os lo enseño ahora, al otro lado del charco también lo verán y dejarán de serlo. Así que si se tercia, os lo enseñaré más adelante.

Hoy no ha sido un día especial, ha sido simplemente un gran día, como muchos otros. Pero ayer... Ayer los niños lo pasaron pipa.

Por la mañana se vinieron de compras conmigo y de premio les cayó un pequeño unicornio, de esos que se venden en tiendas múltiples, en sobres rosas y que son más cursis que nada.

Por la tarde fuimos a casa de los López. El plan no era muy distinto al que cada tarde tienen en casa de sus abuelos, pero tanta chiquillería junta, en una piscina fácil - hacían pie en gran parte de ella- y un helado mas grande que cualquiera de mis hijos es el paraíso en la tierra para cualquier niño.
Nada más entrar encontraron un saloncito con vistas encantador y repleto de juguetes, papeles y pegatinas, Isabel- que se fija en todo- exclamó, "qué casa más chula,es preciosa".
Álvaro en cambio fijó sus ojos en un equipo de herramientas. A los dos les hacían chiribitas los ojos con tantas novedades ajenas.

Bajamos a la súper piscina y, aunque les costó meterse solitos, en cuanto lo hicieron, no quisieron salir.
Jaime, algo pesadito ayer tarde, al final se despegó de mis piernas y acabó jugando con Elena, una de las López, y una moto, después de comerse un helado mas grande que él. Qué planazo!!
Ninguno quería irse cuando llegó el momento. Ni siquiera Jaime, que en el último momento también descubrió las herramientas y no había manera de despegarle de la mesa de madera con agujeritos y martillos colgados.

Esta mañana y todo el día de hoy han estado preguntando si podían volver a casa de los López, léase el paraíso, y la respuesta ha sido siempre la misma, "ahora les toca a ellos venir aquí, a pasarlo igual de bien que vosotros en su casa".

Por la tarde, con la llegada de Lupita, la casa de los abuelos se ha convertido de nuevo en un paraíso para los niños.

Moraleja, cualquier modificación en la rutina de verano, por pequeña que sea, ( un cambio de piscina, la visita de los primos, un súper helado o un paseo en bici, asistir a un cumpleaños, saltar los aspersores o dibujar en el jardín) es capaz de convertir el mismo plan en un paraíso terrenal para los niños. Barato, verdad?



10 jul. 2012

PA-CI-EN-CIA

No es que sean míos, pero tengo que reconocer que mis hijos cada día son más buenos. Aún así, son capaces de agotar mi paciencia.

Si Isabel se levanta revirada es seguro que a lo largo del día tendrá uno o dos o tres episodios de mimos llevados al extremo y acabará siendo regañada por su madre, la más mala del mundo -así me mira ella cuando termino-.

Álvaro, en cambio, es capaz de agotarme desde el primer minuto del día, se levanta a menudo de buen humor y siempre empieza a hablar y hablar y no calla! Y lo mismo que habla lloriquea como un muñeco ñoño, es así desde pequeño y siempre ha sido el mas maníatico de todos. Hay momentos inevitables, ponerse los zapatos, los manguitos, lavarse la cabeza... Que me encantaría no tener que pasar con Álvaro.

Jaime, por su parte, es el más llorón y cuando el día sale aguado y salado... Nadie, ni Mijaela, me libran de mi gordo adorable.

Esta mañana han agotado mi paciencia, en realidad no tanto, pero tenía que explicarles lo que era. Una fuerza invisible que recorre a mamá de los pies a la cabeza y que la hace fuerte y con ganas para jugar y estar con ellos. Cuando lloran, se pelean, se portan mal, o son "malos"esa fuerza se acaba y se agota, y se vuelve a llenar cuando son buenos, se comen todo, juegan tranquilos o piden las cosas sin llorar.
Cuando les he explicado esto se han quedado preocupados y han empezado a jugar, buscando hormigas, y cada dos minutos me preguntaban si ya tenía la paciencia llena. "Hasta dónde está llena?", preguntaban señalando la cintura, dos minutos después, volvían a preguntar lo mismo y señalaban un brazo...

El caso es que esto me ha servido para tener una comida tranquila y una siesta para dedicarla a hacer mis deberes y escribir un poco en el blog, que ya apetece escribiros. Ah!!! Y para tener la paciencia llena. Ahora ya podemos ir a cazar hormigas o jugar frente a las plantas del jardín o nadar en la piscina con un manguito o sin ellos o terminar de hacer deberes, que se los tenemos que llevar a la nueva profesora de Colombia.

Espero que ahora la paciencia se vacíe poco a poco.

6 jul. 2012

Qué ganas!

Parece que queda poco para que venga papá de Colombia. Hoy los niños, sin estar ñoños, han hecho comentarios que muestran sus ganas.

El primero ha sido Jaime. Ha estado todo el día viendo aviones, desde la casa de los abuelos vemos todos los detalles del avión y si nos fijamos bien hasta podemos saludar al comandante que lo pilota. Con cada avión que cruzaba el cielo, hoy miles, pues había configuración sur, corría por todo el jardín, cuajado de petunias fucsias, saludando con la mano y gritando "papáaaaaa, papáaaaaa". Ay! Mi niño, que penita daba.

La segunda ha sido Isabel. Durante la cena de los mayores estaba muy entretenida viendo fotos en el teléfono de su abuelo, junto a su hermano Alvaro, y ha visto una de su padre cuando ha exclamado: "es papá!, le echo de menos..." ( y yo) pero pronto estará aquí, ya queda menos y cada día hay más ganas.
En todo este mes es la primera vez que lo dice, no está mal para unos niños pequeños apegados a su padre , muy apegados.
Álvaro si lo estas leyendo que sepas que enseguida se le ha pasado.
Os cuento como: entre las fotos del abuelo había un video muy gracioso de esos que circularon en Navidad, un gatito que se tira pedos y dice ( con voz chillona y deje andaluz) " esto es lo que te van a traer los reyes, una puta mierda" y muertos de risa lo han visto una y otra vez. Después, Isabel y Alvaro, muertos de risa, doblados por la flojera que les ha entrado, venían a contarme lo que el gatito decía - evidentemente ellos no entienden al gatito, les hace gracia la voz chillona de deje andaluz- estaban tan desmadrados que me he tenido que poner seria y mandarles a la cama, han llegado al punto de risa histérica- estoy agotado- y han caído fulminados, ni miedos, ni excusas, ni vasos de agua. Fulminados.

Así que sí, hay ganas de ver a papá, de estar instalados y aclimatados en Barranquilla, de estar los cinco juntos, pasándolo pipa antes de que empiecen el nuevo colegio, de estrenar nueva casa y poner nuestro toque en ella. Sí! Ya tenemos casa. Aquí os dejo algunas fotos.

5 jul. 2012

A este angelito...

Rendido, así acaba el día Alvarillo. Pues bien, yo también. Lo malo es que duermo tan mal (líos, preocupaciones, incertidumbres, niños que se despiertan a mitad de noche, primero uno, después otro, y menos mal que Jaime duerme con Mijaela!) que me levanto muerta y de mal humor.

A lo que iba, a este angelito mío le huelen los pies. Ya lo noté yo cuando era bebé. Soy de esas madres que achuchan los mini pies de sus hijos, sé positivamente que cuando tengan 12 ó 16 no sólo no querrán que les achuche, además les olerán a queso! Así que aprovecho.

En su día se lo comenté a mi madre y me dijo que a lo mejor le bañaba mal ?? Pues no sé, porque siempre lo he hecho igual con todos, agua, esponja y jabón y después, secar bien.

No le volví a dar importancia, hasta hoy. Mi madre me ha dicho "a tu hijo le huelen los pies", cosa que no me ha sorprendido, pero que sí me ha preocupado.

Y qué tontería, no? Pues podría ser. Hace un mes no le habría dado más importancia, pero hoy... Hoy me preocupa. Sí, con la cantidad de cosas que tengo en la cabeza y me preocupa. Creo que me estoy emparanoiando, esto de estar separada del padre de mis hijos me está volviendo una loca silenciosa llena de miedos, el último: que Alvarillo pueda tener una enfermedad en sus lindos piececillos.

A lo mejor es por el verano, que con la piscina y con tanta agua y sudor al pobre le huelen. Ya le preguntaré mañana al médico. Si se soluciona con agua y jabón, genial! Si no, ya os contaré.

A otra cosa mariposa, hoy al volver a casa después de un merienda con dos queridísimas amigas he tenido un recibimiento de esos que no se olvidan, de los que se quedan en la memoria para siempre. Nada más aparcar y salir del coche han venido corriendo Isabel y Alvaro, con sus preciosos pijamas, y me han dado un beso enorme. Detrás de ellos, de la mano de Mijaela, Jaime, también con su pijama y con su gasa de algodón en la otra mano, la movía como los aficionados mueven la bandera cuando juega la Selección. Qué alegría volver a casa! Qué de besos y cosas me han contado! Qué guay que te echen de menos y que guay desaparecer un par de horas cuando el recibimiento es este.

4 jul. 2012

Mudanzas, traslados, papeles... Una madre muerta

Pues eso. Oficialmente instalada en Robledo. Mudanza hecha, casa redecorada ( ha quedado preciosa) y limpia como una patena.
Después de una semana en la sierra noroeste de Madrid, nos trasladamos a casa de los abuelos. Volver a hacer maletas, viaje de una hora en coche y niños dormidos en el trayecto, bueno Alvarillo no se durmió de la emoción que tenía, eso sí, de vez en cuando me daba la paliza con frases del tipo " ay!mamá, no hagas mas baches", como si fuera culpa mía que en Becerril o en Collado Mediano, cada diez metros hubiera un badén.

Hoy tocaba ir a la peluquería, recoger las bicis de Madrid y pasar la tarde con mis queridas amigas y vecinas, ay! Lo que las voy a echar de menos, casi que no quiero pensarlo mucho porque se me empaña la vista y tengo miedo de estropear el iPad, mi máquina perfecta.

Ahora me toca la segunda parte, papeles de colegios, certificados médicos, partidas de nacimiento,certificados de matrimonio ... Lo bueno es que ya sé a dónde tengo que ir, al registro Civil de Pradillo en Madrid, a la secretaría del colegio y al centro de salud, hace un mes lo tuve que pedir todo, aunque ya no recuerdo para qué.

Y después de todo esto... Estoy muerta, soy un despojo de grasa y huesos, creo que esta semana en Robledo he engordado porque vino mi suegra, que es de las buenas, re buenas, y me sacó a cenar, y organizó comidas difíciles de disociar y yo... Pues no soy de piedra y comí- seguro que eso dijo Eva en el Paraíso-. Y ahora me toca bajarlo. También descansar- al menos un poco- para que la siguiente mudanza/traslado me pille con fuerzas, y sobre todo, para que cuando Alvaro venga esté con ganas de disfrutar y no de soltarle a los niños en plan ya-no-puedo-más.

Y pienso yo: será que esto es parte de un entrenamiento Divino, para que ejercite virtudes como la paciencia, el desprendimiento, la generosidad,la diligencia... Si es así, espero crecer en alguna de las importantes porque si no... , si no funciona y no me vuelvo mejor madre, dimito.

Desde aquí os hago una promesa, si ahora lespetitesyeuxdemaman me sirve de desahogo, cuando ya esté en Colombia, prometo cambiar la tónica y contaros cosas chulas de allí.
Ahora os dejo las pruebas del traslado.


Nota: para la que se vaya a mudar o trasladar de casa, todo fue un diez, lo hice con Mudanzas y Transportes Martin ( buenos, bonitos y el mejor precio!!!) tienen web:mudanzasmartin-Madrid.com y pedí seis presupuestos y mudarse a Robledo no es broma, sus escaleras son famosas.