25 jun. 2012

Caperucita y el lobo

No podía obviarlo. Fiesta de fin de curso. Padres,hermanos,profesores y cientos de niños disfrazados de cuento.
Nos tocó el disfraz mas fácil y el mas bonito de todos.
Comienza la función. Como todas las madres pienso que mi hija es la mas guapa y la que mejor baila, su hermano alucina con su Caperucita.

De pronto un pensamiento, será la última función hasta no sabemos cuándo, en el CHA, la pena se apodera de mi. Pero consigo hacerme fuerte.

Fin de la función, despedidas y todos dicen "hasta el año que viene", me despido de Catisa, la profesora de Isabel y ya amiga mía, y ya no puedo disimular la pena. Ay! Qué pena.

Recapacito, pena? He ganado una amiga para siempre.
Volvemos a casa, con fotos, despedidas y un gran video para enviar a papá. Ya no hay pena.

Y mañana... Vacunas, menudo show. Ahora os dejo el post, lo escribo escondida en mi baño, donde a veces me respetan mi intimidad. Oigo gritos, remolonean la comida. Voy a ver qué pasa. Dos gritos más, platos limpios y siesta, bendita sea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario