6 feb. 2012

El baño de Sisi

El viernes estuvimos en un cumpleaños guay. Así, con esa expresión, se lo explicaron a su padre los dos mayores.

En concreto dijeron Papá hemos estado en una casa preciosa, en un cumpleaños guay y queremos volver, ¡lo hemos pasado genial!

El acontecimiento en cuestión tuvo lugar en casa de mi amiga Casilda, y sí, es preciosa. Además había decorado todo en plan súper bonito. Vamos, que reconozco que me dio envidia, de la buena, y le dije que igual ganaba más dedicándose a decorar que a escribir, que está claro que con lo segundo no ganamos lo suficiente.
Preciosa, ¿verdad? 
Lo mejor es que no hicieron nada especial, salvo comer chuches, pintar, subir y bajar escaleras descalzos, estar con otros niños, esconderse jugando al escondite y lo mejor, ser puramente niños. Sin restricciones, para eso Casilda es genial. 
Yo habría estado pendiente de que los niños no rompieran, no tiraran, no estropearan... pero ella, en su natural estar, lo hace todo fácil y resultó un éxito.

Sisi, a Isabel le encantó el baño, de hecho hizo varias visitas. Y es que, el baño de Casilda es como un jardín en mitad de El Pardo. Está decorado con mucha gracia, paredes y suelo de césped artificial,  una pequeña consola antigua, un espejo precioso, detalles en la ventana y un gran cuadro pop. Difícil de imaginar, pero el resultado es espectacular.


No hay comentarios:

Publicar un comentario